Archivo de la categoría: Economía

DECLARACIONES DE EDUARDO TEJERA SOBRE EL PACTO FISCAL YNUEVOS IMPUESTOS DE MEDINA 

El economista Eduardo Tejera reiteró el inevitable paquetazo de impuestos que impondrá el presidente Medina, en el caso de mantenerse en el poder. Señaló que Medina está claro cuando propuso que aumentará los ingresos por vía de nuevas tasas de impuestos, pero sobre todo, eliminando exenciones necesarias sobre el consumo y la producción. Para Tejera es un eufemismo y mentira decir que eliminarán exenciones de ITBIS que hoy tiene la canasta de consumo familiar, sin aumentar los impuestos y los precios.

Para el economista eliminar exenciones con un salario promedio de RD$ 12,000 mensuales, es imponer un severo ajuste impositivo, que lo pagará el pueblo consumidor y la clase media. Tejera recordó que el 65 % de mal llamado gasto tributario lo representan las exenciones de ITBIS. Pues el 76 % de ese gasto tributario, lo representan los impuestos indirectos y solo el 24 % los impuestos directos. Señaló que del total estimado de ese gasto tributario, el 49 %, o RD$ 103,418 millones corresponden a exenciones a alimentos, salud, educación, servicios de cuidados personal. Entonces es obvio que aumentarán los precios de alimentos, bebidas, salud, educación y el transporte público. 

Tejera criticó que el Gobierno de Medina y sus funcionarios no hablan de reducir los gastos, reformar el Estado y eliminar clientelismo y más de 150,000 botellas, que cobran dos o más sueldos. Sin no se racionaliza el gasto y se reduce en un 1 % del PIB, entonces por lógica financiera aumentarán los impuestos. Tejera denunció que el Gobierno no podrá tener el mejor de dos mundos: aumentar el gasto, sin aumentar los impuestos. 

El país y aquellos que voten por la reelección de Medina y su equipo, tendrán que aceptar, que están votando por el mismo modelo económico y por más impuestos, ya que es el resultado inevitable de nuevos déficit fiscales financiados con endeudamientos públicos descontrolados y nuevos impuestos y eliminación de exenciones que son muy necesarias, para abaratar los precios internos, servir al turismo y las zonas francas y apuntalar la agricultura, la energía no renovables y los combustibles de las plantas generadoras.

Si dentro de la discusión de un Pacto Fiscal, no se aborda la reforma del Estado y los excesos de agencias e instituciones la reducción de gasto, entonces no será ni reforma ni pacto, sino otro parche habitual que el PLD nos tiene habituados. Tejera cree indispensable cambiar el modelo económico, ya agotado, para no caer en breve en el caos fiscal y de deuda como países europeos y Puerto Rico. Señaló que se está creando una sociedad cuasi parasitaria, con 16 % desempleo promedio, pero de 40% en áreas rurales, y un estado clientelar y asistencialista, sin el dinero para ser sostenerlo. 

Tejera reiteró que el país debe mirar como se esfumó el supuesto milagro venezolano y brasileño, que es el del PLD en nuestro país. Esas son dos buenas lecciones para RD.

 

Eduardo J. Tejera

http://www.eduardotejera.com

24 de abril de 2016.

 

 

Anuncios

Reforma y Nueva Política Industrial-Exportadora

En el 1996 el sector manufactura local representaba el 18 % del PIB y para el 2005 su participación a 13.3 % y para el 2014 bajó a 11.5 %, según las cifras del Banco Central. Es decir, su importancia relativa ha disminuido en los últimos veinte años. Esta es una situación de continuo deterioro de un sector tan importante. Igual, el aporte de las zonas francas representó en el 2005 el 5.1 % del PIB y también disminuyó su participación a 3.5 % en el 2014. Esta es una tendencia negativa que requiere de un plan coherente, para reconvertir y volver a dinamizar a la industria nacional y, en particular, la exportadora.
Según un valioso estudio realizado en el 2015 por PROINDUSTRIA, titulado “Primer Informe Estadístico de Registro Industrial Año 2014”, en el país hay instaladas 914 industrias, de los cuales 320 pertenecen a la categoría de microindustria de hasta 15 empleados, 307 a la pequeña industria de 16 a 60 empleados, 181 a la mediana que tiene entre 61 a 200 empleados y 106 grandes industrias que tienen más de 200 empleados.

El sector industrial genera como 112,000 empleos a finales del 2014, que significa que han bajado los empleos del sector. No obstante, con una moderna y dinámica política industrial, con créditos de desarrollo e incentivos, podría subir en 15,000 empleos cada año. Esta sería una meta aceptable mínima de la unión del esfuerzo del sector público y privado, trabajando en unión de objetivos y facilidades.

Ahora bien, del total de 914 industrias la cantidad de 536, que representan el 59 % del total, están ubicadas en la Zona Metropolitana, es decir, más de la mitad, lo que demuestra la gran concentración en la región capitaleña. En el Cibao existen otras 201 industrias, o el 22%. Es decir, la concentración territorial es muy grande, lo que afecta, la producción y el empleo provincial y municipal.

Igual, de las 914 industrias, la cantidad de 387 o el 43 % del total, producen alimentos y bebidas, 126 productos químicos, 77 plantas de plásticos, 62 industrias gráficas y 54 industrias metalmecánicas. El estudio es claro en cuanto la concentración por productos que también existe en el país y la necesidad de diversificar la oferta productiva. 

Recomiendo ejecutar un conjunto de medidas que modernicen y fomenten la renovación de nuestra planta industrial, mediante nuevos mecanismos de créditos de mediano y largo plazo, ampliación de incentivos fiscales a la innovación y tecnología y facilidades para mejorar directamente la competitividad, la competencia y la diversificación de la producción de bienes industriales de consumo nacional y de productos de exportación. 

Dentro de las reformas del Estado, sugiero crear una Comisión Nacional de Fomento Industrial, presidida por el Ministro de Industria y Comercio, para coordinar, fusionar e integrar todas las instituciones en una sola política industrial, dentro del mismo Ministerio, para reducir costos operacionales, mayor coherencia en objetivos y funciones y eliminar en todo lo posible la fragmentación y constante creación de más entidades. El Presupuesto Nacional no aguanta tantas cargas fijas y agencias que duplican funciones. 

-MIPYMES reguladas por la Ley 488-08 que establece el Régimen Regulatorio de las Micros, Pequeñas y Medianas Empresas, ya es un Vice Ministerio del MIC.

-Consejo Nacional de Zonas Francas (CNZFE), igual dentro del área de Ministerio.

-El Consejo Nacional de la Competitividad (CNC) y su Fondo de Competitividad FONDEC, PRO-COMPETENCIA, integrarla todas en el MIC.

-El Instituto de Formación Profesional (INFOTEP),

-El Banco Nacional de las Exportaciones (BANDEX), transformado. El BANDEX se mantendría aparte, pues es una entidad bancaria autónoma, pero sus lineamientos y metas deben emanar de la Comisión Nacional de Fomento Industrial del MIC.

-PROINDUSTRIA creada por la Ley 392-07 y la 542-14 que la modifica, integrada dentro de la Comisión Nacional de Fomento Industrial que propongo.

– El CEI-RD que promueve la inversión extranjera y las exportaciones. 

El brazo financiero de BANDEX debe ser el centro de una política de desarrollo industrial y de modernización de los equipos y maquinarias con nuevas tecnologías. El financiamiento de nuevos proyectos, la transformación de industrias existentes y de financiamiento de las exportaciones es la clave para reactivar y dinamizar la industria nacional. El crédito de desarrollo es el factor vital junto con otras medidas, para aumentar la producción y mejorar las competitividad y las estructuras de costos y precios. 

El CEI-RD, antiguo CEDOPEX del que fui Director General de 1982-1986, tiene la función de fomentar y buscar nuevos mercados a los productos nacionales. Es una institución eficiente, y bien gestionada por su incumbente. Ahora se ocupa también de la inversión extranjera. EL CEI-RD está bajo el brazo del MIC y el presidente del Consejo de Directores sigue siendo el Ministro de Industria y Comercio. Su labor debe estar más dirigida a identificar nichos de producción exportable, además de su tradicional rol.

Los diferentes incentivos y facilidades que otorga PRO-INDUSTRIA deben ser extendidos por un plazo adicional de cinco años, porque según el artículo 50, de la ley 542-14, se vencen en el 2017. Es necesario continuar con los incentivos fiscales por otros cinco años, reembolsos de exportación y el régimen de internación temporal que brinda esta ley, hasta que más industrias se diversifiquen y produzcan para exportar. 

De acuerdo a los datos del estudio de PROINDUSTRIA, de las 914 industrias en el país, solamente 272 industrias o el 29 %, están acogidas a la ley les otorga incentivos fiscales, facilidades aduaneras, reembolso de impuestos a los exportadores y otras medidas. Una meta sería elevar el monto de las industrias calificadas y registradas a 500 industrias en un período de cuatro años. Es decir, duplicar la cantidad de empresas exportadoras.

 Las exportaciones se han mantenido casi estancadas. En el año 2012 las exportaciones nacionales ascendieron a US$ 4,016 millones y para el 2015 solo aumentaron a US$ 4,039 millones, y las exportaciones de zonas francas alcanzaron US$ 4,919 millones en el 2012 y a US$ 5,633 en el 2015, según informe del Banco Central.

Para el sector industrial las exportaciones han disminuido en US$ 817 millones, al decaer de US$ 2,926 exportado en el 2012 a US$ 2,109 en el 2015. Un cuadro desalentador que requiere de un urgente cambio de políticas públicas y privadas. Cabe preguntarse qué sucede y cuáles medidas y políticas públicas se requieren para reactivar el sector industrial y crear una cultura y sesgo competitivo, tributario y cambiario al exportador.

En resumen, las exportaciones globales del país, solo han aumentado de US$ 8,935 millones en el 2012 a US$ 9,672 millones en el 2015, solo un 1 %, que incluye las exportaciones de oro y plata de US$ 1,187 millones. Sin la Barrick Gold, las exportaciones hubieran decrecido, negativo en US$ 450 millones, algo inaudito y preocupante. Esta situación merece una radical reforma de la política industrial. 

Creo que al país no le faltan buenos mercados, tiene el de Estados Unidos, Centroamérica, Europa, el Caribe, Canadá, México y los nuevos mercados asiáticos. Tenemos suficientes tratados de libres comercio disponibles con casi todas estas naciones y regiones. Lo que faltan es tener mayor producción de oferta exportable industrial, agroindustrial, minera, de invernaderos agrícolas y producción de azúcar en las tierras del CEA. Sin producción alta y confiable no se puede incrementar las exportaciones.

 Existen algunos problemas puntuales y limitaciones para el industrial y el exportador. Uno vital, es la falta de programas de créditos, pues el sector industrial solo recibe el 6 % del total del financiamiento bancario. Peor no hay créditos a mediano y largo plazo para emprender un nuevo proyecto, ni préstamos para compra maquinarias nuevas con tecnología de puntas y hay graves limitaciones por el exceso de normas prudenciales y un exagerando énfasis en el flujo de caja de repago. Estas normas deben flexibilizarse.

 La única esperanza es que cambien la ley del BANDEX y lo conviertan en banco de segundo piso, de capital mixto y administración despolitizada, llevada por profesionales banqueros. He escrito varios artículos de este tema, y de las necesarias políticas de captación y de créditos de pre y post embarque, y financiamiento de largo plazo con períodos de gracia del principal para adquirir equipos e instalar proyectos exportables.

 El sector tiene problemas de altos costos de transporte de mercancías, por los nefastos monopolios de un sindicalismo empresarial politizado, que hacen muy costoso el transporte y hasta limitan la libre contratación. Estos tienen que ser reformados, utilizando las leyes anti monopolios y de prácticas desleales. Igual, hay problemas con la tasa de cambio anclada, pues tiene un sesgo a favor de las importaciones, sobre las exportaciones y los sectores generadores de divisas. Este es un tema que hay que abordar.

 Todos estos tópicos merecen una amplia discusión profesional, porque ha llegado la hora de definir una real política de fomento de la industria nacional y sus exportaciones.

Eduardo J. Tejera

19 de abril de 2016

 

CONSECUENCIAS DEL PACTO FISCAL DEL PRESIDENTE MEDINA 

Es preocupante la propuesta del Pacto Fiscal que anunció el presidente Danilo Medina en su discurso ante la Cámara Americana de Comercio. Todo parece que Medina se empeña en desconocer la realidad del deterioro de las finanzas públicas y sus limitaciones futuras. Es de observar que no reconoce que hay un Estado sobre dimensionado con duplicaciones y triplicaciones de instituciones, un exceso de gastos superfluos, diez años de déficit fiscales y sobre endeudamiento público. El presidente solo ve el Pacto como una vía para imponer más impuestos, otro parche tributario, buscar más ingresos, pero no se propone disminuir el gasto y racionalizar el costoso aparato burocrático.

Deseo llamar la atención que cuando Medina señala que dentro del Pacto Fiscal piensan eliminar muchas exenciones, en el fondo está imponiendo más impuestos al consumidor de clase media y a los pobres, subirá la tarifa eléctrica sin antes sanear las tres Distribuidoras y sincerizar la tarifa eléctrica. De paso, eliminará los incentivos a las zonas francas, compras por internet, exportaciones, turismo, combustibles para los Generadores eléctricos, agricultura, todo lo cual provocaría un aumento notable de precios al ser traspasados estos impuestos al consumidor y productor.

Las propuestas del Pacto Fiscal del presidente Medina presentó, solo aspiran a cubrir el desastre de las finanzas públicas producto de diez años de déficit fiscales y el alto endeudamiento público, y el exceso de gastos burocráticos que estrangulan al Presupuesto. El Gobierno solo desea y necesita más ingresos para que todo siga igual. Nadie debe engañarse, eliminar las exenciones sin aumentar los salarios generales y reformar la economía y competitividad, equivale a más impuestos sobre los consumidores. Los precios de los productos aumentarán en relación al impuesto a pagar, aunque por sofismo se le llame eliminar exenciones o reducir el gasto tributario.

Es muy probable que los impuestos sean muy altos y por eso las empresas y los consumidores necesitan estas llamadas exenciones. La pregunta, salta, ¿Por qué se necesitan otorgar exenciones para desarrollar ciertos sectores y bajar el costo de los bienes de la canasta familiar? Ejemplo, si modificara la Ley Tributaria y baja el ITBIS de bienes de la canasta familiar, a los equipos y maquinarias, al combustible para generación eléctrica, entonces no sería una exención, sino una tasa de impuesto más baja. Este debate tiene mucho de juego de palabras y conceptos relativos, que dependen de cada persona.

Según el Presupuesto Nacional del 2016, el llamado gasto tributario se calculó en RD$ 212,378 millones, o el 6.5 % del PIB. En apariencia, en teoría, parece fácil y sin efectos sociales o económicos, pero en la práctica es un arma muy delicada. ¿Por qué? Pues el 76 % de ese gasto tributario, lo representan los impuestos indirectos y solo el 24 % los impuestos directos. Del total estimado de ese gasto tributario, el 49 %, o RD$ 103,418 millones corresponden a ITBIS y de ese monto de ITBIS el 85 %, o RD$ 87,000 millones, son exenciones a alimentos, salud, educación, servicios de cuidados personal.

Es decir, que quitar estas exenciones del ITBIS, significa que los consumidores altos, medios y pobres paguen este regresivo impuesto al comprar bienes de la canasta familiar. Piensa el presidente gravar con más impuestos al pueblo por los productos alimenticios, medicamentos y servicios que compra? ¿Es esta la gran oferta regresiva?

Igualmente, si elimina la exención del impuesto selectivo al consumo y el ad-valoren a los combustibles de los generadores eléctricos, que suman RD$ 25,000 millones, entonces estos impuestos pasarían a la tarifa eléctrica, pues el generador traspasaría ese costo tributario, como manda le Ley de Electricidad. Eso implica pagar una tarifa mínimo 25 % más alta que la actual, para mantener un Gobierno clientelista y derrochador. Eso es un abuso que difícilmente aceptaría la sociedad dominicana. Para tomar tal medida, primero hay que sanear y hacer viable positivo al flujo de caja del sector eléctrico.

En la estimación del gasto tributario por la categoría de arancel por un total de RD$ 23,000 millones, cuando lo examinamos, vemos, que los principales beneficiarios son las zonas francas con RD$ 16,000 millones, tratamiento de importadores de vehículos RD$ 2,568 millones, compras por internet RD$ 1,050 millones, turismo RD$ 464 millones, sector textil y calzados. ¿ Quién eliminaría las industrias de zona francas y cerraría más de 465 industrias? Nadie. Como se aprecia, estas exenciones son parte del andamiaje tributario y no se pueden eliminar sin crear un desempleo masivo, caída de ingresos de divisas, aumento del costo de la vida y generar un proceso inflacionario. Estas medidas atentan contra la paz social y el sector productivo de bienes y servicios de exportación.

Considero que el déficit fiscal para el 2016, aún con maquillaje y deudas flotantes, se mantendrá por encima de 2.4 % del PIB, equivalente a RD$ 75,893 millones o US$ 1,649 millones, suma ésta que habrá que financiar con nuevas emisiones de bonos y préstamos. Ahora, si medimos la relación del servicio de la deuda total con los ingresos corrientes, que es la forma realista, se apreciará que el 45 % de los ingresos tributarios del Presupuesto se destinna al pago de capital e intereses. Un verdadero freno presupuestario. Debemos tener en cuenta que se paga con el flujo de caja, el Presupuesto, no con el PIB. 

Es preocupante que en el mismo Presupuesto Nacional Plurianual aprobado por el Congreso, el Gobierno proyecta mantener un mínimo tres años más de déficit fiscales, RD$ 75,893 millones o el 2.3 % del PIB en el 2016, otro déficit en el 2017 de RD$ 75,516 millones, o el 2.1 % del PIB y para el 2018 otro déficit de RD$ 67,706 millones, o el 1.7 % del PIB, aunque creo mayor el déficit proyectado. En términos absolutos se mantiene el déficit igual. Pero eso no es realista, pues no es una disminución que reduzca la dependencia de más deuda pública cada año. 

Por otro lado, la carga tributaria de 14.0 % del PIB. El Gobierno, según el Presupuesto aprobado, tiene comprometido en remuneraciones-salarios y bienes y servicios el 6 % del PIB, en pago de intereses RD$ 97,764 millones, el 3 % del PIB, en amortizaciones y pagos de Cuentas por Pagar otros 3 % del PIB. Estas tres partidas fijas suman un 12 % del PIB, de una carga tributaria de 14.0 %. Ese es el resultado de crear más de 200,000 empleos públicos, crear más de 30 instituciones, del clientelismo y los aumentos de salarios a los altos funcionarios. En esencia, las finanzas públicas están atrapadas.

Medina no habló nada de cómo reducir el déficit fiscal y cómo detener la alta dependencia del Presupuesto sobre el endeudamiento externo. Para él el problema de la deuda no existe, o no le preocupa que siga en aumento constante cada año. Pero desde el 2012 el reconocido economista francés Jacques Attali, escribió en su Informe: “Con un estado endeudado y sin gran margen de maniobra fiscal, una sociedad poco educada y preparada para el futuro, el país arriesga, si no hace nada, a no tener una segunda oportunidad.” Palabras sabias y dignas de meditación.

Por otro lado, el FMI ha llamado la atención sobre la viabilidad de la deuda pública en su último informe anual y señala que la deuda consolidada representa el 52 % del PIB y asciende a alrededor de US$ 41,449 millones. El FMI recomienda disminuir la dependencia de la deuda y consolidar las finanzas públicas. El presidente Medina no anunció un cambio de modelo económico, lo que significa que seguirá el despilfarro del gasto y más deuda pública, para financiar los continuos déficit fiscales.

Me pregunto, cuál es la propuesta del Gobierno para realizar una reforma fiscal integral, racionalizar el gasto, cortar gastos superfluos, realizar fusiones de entidades repetidas, sanear las nóminas de botellas, y otros empleados medios no pobres con dos y tres cheques a la vez mensuales. Qué ejemplo daría el Gobierno para reducir el elefante blanco e ineficiente de la súper burocracia nacional, provincial y municipal. ¿Tiene el Gobierno del presidente Medina alguna propuesta que ofrecer y explicar? O no la tiene?

Finalmente, estimo que el presidente Danilo Medina y sus Ministros del área económica no tienen en mente una reforma fiscal integral, de aumentar ingresos y disminuir los gastos, en un 1.5 % del PIB cada uno. Solo pretenden más parches impositivos por la vía de eliminar “exenciones”. ¿Podría pedir más sacrificios al país? Creo muy difícil. Pero quizás, si son iguales y mayores para el Gobierno y su costoso aparato burocrático.

La población no aceptará más parches tributarios, sin reformas y cirugía mayor del tren de Gobierno y sus enorme clientelismo populista. Cuando los gobernantes se ciegan en su retórica e ilusiones, es durísimo el costo que después pagará el pueblo y la sociedad. Me queda claro y advierto, que si seguimos por este camino irresponsable, terminaremos en manos del FMI y los acreedores y vendrá el insensible sobre ajuste y las imposiciones internacionales. No nos quejemos después, piensen y actúen desde ahora. Gane quien gane el 15 de mayo, tendrá que enfrentar este delicado dilema fiscal. No hay otra salida. Es parte de la inexorable lógica económica.
Eduardo J. Tejera

http://www.eduardotejera.com

11 de abril de 2016
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Impuestos, Gastos Excesivos y Corrupción

Cada vez va aumentando más el dilema del contribuyente entre la responsabilidad de pagar los impuestos, y sus resistencia moral y económica, de pagar todos los diferentes tributos, frente a insatisfacción creciente por la mala calidad del gasto del gobierno, la corrupción y el excesos de gastos en clientelismo políticos y alianzas con dinero.
Estudios indican que la carga tributaria general llega al 14 % del PIB, que vista en forma sencilla, puede parecer algo baja. Sin embargo, expertos tributarios y economistas, señalan que la carga es mucho más, si le sumamos, los costos de la seguridad social y los aportes de las empresas y del empleado a sus Fondos de Pensiones. Hay muchos impuestos y tarifas ocultas que se pagan diario. Hoy en día el contribuyente paga para todo servicio, permisos, renovación de documentos, telecomunicaciones, internet, compra de formularios, consumos y todas las gestiones con el Estado. 

Lo que es peor es el limitado universo de contribuyentes. Muy pocas personas físicas o jurídicas pagan impuestos sobre la renta, sobre la propiedad o sobre el patrimonio. La enorme clase trabajadora o microempresaria informal, del 60 %, apenas paga impuestos. Otro ejemplo, los políticos, militares, iglesias, curas, empresarios grandes, agricultores, ganaderos y profesiones liberales generalmente pagan una parte de su real renta imponible. Es algo cultural o inconformidad? Las declaraciones de la rentas de los políticos no son conocidas, son opacas y secreto de estado, y no existe la menor intención de que un Ministro, Director o candidato a un cargo público publique sus declaraciones ante la DGII, como hacen en Estados Unidos, Canadá y en países europeos.

 Pare este año el total de ingresos por impuestos directos e indirectos, en el Presupuesto Nacional del 2016, asciende a RD$ 458,875 millones, sin donaciones e ingresos de capital. Pero el problema de entrada, es que el total de gastos sobrepasan los ingresos, al alcanzar RD$ 566,192 millones, que representa un déficit de RD$ 75,893 millones, o el 2.3 % del PIB. Sin embargo, en términos absolutos, el déficit subió en RD$ 2,011 millones, pero en relación con la burbuja del PIB, supuestamente baja medio punto. 

El dilema para el contribuyente es cómo el Gobierno y los políticos oficiales pueden pedir y tratar de imponer más impuestos, cuando ellos gastan más de lo necesario, disfrutan el despilfarro clientelista y, para colmo no pagan remotamente sus impuestos? Cuál será el efecto negativo de la corrupción y los sobre precios de obras, sobre el ánimo del ciudadano en pagar más impuestos? Acaso quién desea pagar más impuestos para que hasta legisladores, alcaldes de pueblos, regidores y guardaespaldas tengan jepetas de US$ 125,000.00 y sueldos de lujos, más gastos y picoteos y, encima, el ciudadano tiene que pagar un peaje por cualquier servicio. Hay, pues, una rebelión del contribuyente, para pagar más, sino existe racionalidad, calidad y transparencia en el gasto.

 Las nóminas, gastos relacionados y compras del Gobierno Central consumen el 6 % del PIB y la carga tributaria es de 14 %. Si sumamos otros 3 % del PIB de pagos de intereses de la deuda pública, llegamos al 9 %. Quién al final desea pagar con impuestos esta irresponsabilidad del gasto clientelar y un aparato estatal hipertrofiado y monumental. Quién desea pagar más cuando los hospitales están en su peor momento, no hay medicamentos suficientes, las pensiones son de RD$ 5,500 mensual en promedio, la educación a pesar del 4 % sigue un desastre, los apagones eléctricos continúan, el tansporte público caro y pésimo y cuando el pueblo se siente asfixiado por las carencias.

 Cómo y quiénes desean pagar más impuestos cuando el gobierno gasta RD$ 18 millones diarios en publicidad y propaganda, cuándo los funcionarios viajan constantemente y disfrutan de dietas en dólares de lujo, y para cubrir los excesos de gastos, piden más impuestos. Cómo apoyar a subir la carga tributaria cuándo en cinco años han agregado 200,000 empleados públicos, algunos necesarios, pero la mayoría botellas clientelistas.

 Es un gran dilema que tiene la DGII y las agencias recaudadoras. La resistencia del contribuyente es comprensible y humana. No es que todo el mundo sea un gran evasor o mala persona. Es que los que trabajan y se esfuerzan, no desean pagar el estilo de vida, de los que no trabajan, ni generan producción ni empleos. Nadie desea pagar con su trabajo y sudor, la buena vida, los excesos y la corrupción política. Este es un grave problema.

 El país pide una reducción y racionalidad en el gasto y una reforma fiscal integral, que sea de cirugía mayor, por el lado del gasto y de los ingresos-impuestos. Pero los dos lados del Presupuesto. No aceptará otro parche fiscal, para seguir el despilfarro y la francachela fiscal. También hay que reformar el número y tasas de impuestos, leyes de incentivos, y simplificar el sistema. Ya no es solo un problema de impuestos y carga tributaria fría, es mayor, es cuestión de una reforma del Estado, sus instituciones, el nivel de nóminas, de topes de salarios y de celebrar reales licitaciones públicas de obras, para que tengan costos competitivos, no sean fuente de corrupción, — a lo todo incluido.

 Aquí hay funcionarios altos y medios que ganan más que un Primer Ministro europeo y nuestros legisladores ganan más que los de USA. Los niveles de sueldos son desproporcionados y las pensiones de la élite política y burocrática. Pero lo peor es el costo y rechazo de la corrupción, la cual el contribuyente se niega pagar con impuestos.

 La corrupción además de tener efectos morales perniciosos y ser acicate de la delincuencia, crea una rebelión a pagar más impuestos. Si no hay una reforma fiscal integral, sino hay racionalidad y decencia, por ambos lados, habrá descontento y rebeldía en pagar. Ese es el gran dilema del ciudadano contribuyente y de las agencias recaudadoras oficiales. Deben existir fundaciones que cada mes monitoreen las partidas de gastos del presupuesto y las publiquen. Esa sería una labor de contrapeso y equilibrio.

 Podrán la DGII y Aduanas cobrarle los impuestos a la clase política, a sus jefes, no solo el cheque-salario, sino de su real patrimonio? El Gobierno frenará la corrupción y los peajes? Como creo que no hay voluntad, de ahí viene la rebelión del contribuyente.

 

Eduardo J. Tejera

http://www.eduardotejera.com

20 de marzo de 2016

EXPORTACIONES Y REFORMAS DEL BANDEX

Recientemente se reconvirtió el Banco Nacional de la Vivienda y Producción (BNVP) en el Banco Nacional de las Exportaciones (BANDEX). Este fue un viejo deseo de los sectores productivos y de exportadores y de este autor. Es, pues, un banco anhelado por todos. Sin embargo, el BANDEX no fue fundado como hubieramos deseado, una institución mixta, privada y pública, de banca de segundo piso, y desde el comienzo con un Consejo de Directores mixto y un Gerente General profesional de la banca. Una institución fuera de influencias políticas ni subordinada al Gobierno de turno. Para diseñar una política más agresiva y realista de aumento de la producción y de las exportaciones es indispensable reformar y capitalizar el BANDEX actual.

Es justo reconocer al Gobierno al aprobar la ley de trasformación del estancado BNVP en el BANDEX. Ha sido un primer paso. Pero esta nueva institución requirirá una buena auditoria independiente y reingeniería financiera para sanear su pasada situación financiera, depurar sus deudas y limpiar sus pérdidas acumuladas. Su limpieza previa es necesaria para convertirla en un verdadero instrumento de aumento de la produción exportable y de financiamiento de las exportaciones. Analicemos la situación financiera con que comienza el BANDEX.

Al 30 de junio de 2015, el BNVP tenía un total de activos de RD$ 11,197 millones, compuesto de RD$ 2,590 millones en inversiones en cartera, bajas cuentas por cobrar por RD$ 1,129 millones, provisión para bienes recibidos en recuperación RD$ 574 millones, propiedad y muebles RD$ 465 milones, otros activos de intangibles y bienes adquiridos para la venta de RD$ 5,435 millones. Todas son partidas que producirán poca y lenta liquidez. En total tendrá potenciales pérdidas por RD$ 2,500 millones o más. Los pasivos están en RD$ 5,954 millones, de los cuales, el 90 % son préstamos contratados y emisiones de valores. Una suma preocupante, que hay que pagar. El BANDEX nace, pues, con una grave hipoteca que la hace inviable, en la actualidad.

El patrimonio de capital, reservas y revaluación de activos es de RD$ 5,242 millones, que habría que analizar con lupa. En el primer semestre el margen financiero neto fue negativo RD$ 300 millones y las pérdidas a junio ascienden a RD$ 153.3 millones. El banco necesita una buena limpieza, definir su nueva filosofía, forma de operar y aprobar su Reglamento, antes de inyectarle el Estado los primeros RD$1,000 millones. Sugiero una buena asesoría independiente para ayudar en este saneamiento y una segunda reforma y nueva reconversion, como la que recomiendo.

Entremos ahora a describir las funciones y administración de BANDEX. Podrá otorgar créditos de mediano y largo plazo al productor con vocación de exportación, líneas de créditos, descuentos de facturas, letras e instrumentos, avalar operaciones, y brindar créditos de pre y post embarque. Esto es muy bueno y necesario. Creo que para aumentar las exportaciones, hay primero que incrementar mucho la producción interna. La oferta exportable es muy baja y no es sostenible, en gran parte por falta de producción. El banco en sus operaciones pasivas, podrá captar fondos, recibir depósitos en pesos o moneda extranjera, emitir letras y bonos garantizados por el Estado, y contratar préstamos de la banca y organismos nacionales e internacionales.

En su Art.1, se señala que BANDEX es una “entidad de intermediación financiera pública de fomento, de carácter accionario y capital mixto” y que sus operaciones “contarán con las garantías subsidiarias e ilimitadas del Estado”. Es decir, por el momento es otra institución del Estado que recibirá un aporte inicial de RD$ 1,000 millones de Presupuesto Nacional y al año siguiente otra suma igual y podrá recibir depósitos y emitir letras y bonos. Es decir, el Gobierno con un Presupuesto deficitario, es quien se propone capitalizar el banco, lo que es poco realista.

No queda muy claro en qué forma podrá invertir el sector privado, a sabiendas que es una banco del Estado con mayoría permanente y administrada por funcionarios públicos. Recomiendo que el concepto de la composición del capital y la administración sean revisados y modificados para poder ampliar su base de capital y equilibrar la gestión, para crear más confianza y tener una visión financiera moderna.

Ahora la Asamblea General Extraordinaria de Accionistas estará representada por cinco Ministros, el de Hacienda, Industria y Comercio de Agricultura, de Economía, Planificación y Desarrollo y el Director del CEI-RD. El Ministro de Hacienda es siempre el presidente de la Asamblea y podrá asistir cualquier otro accionista.

Sin embargo, el Consejo de Administración estará compuesto por siete miembros, de los cuales cuatro son los mismos Ministros y el Director de CEI-RD, todos ex-oficio y por alguna razón, se saca al Ministro de Agricultura del Consejo. En adición serán designados por el Poder Ejecutivo tres miembros, por un período de dos años, “quienes serán profesionales del sector privado, ligados a los sectores productivos –con vocación exportadora” El presidente del Consejo es el Ministro de Hacienda. Esto ratifica su carácter de banca estatal, y esos tres delegados privados no tendrían ningún valor o poder de decisión. Solo algo simbólico. Un gesto.

Algo limitativo, los inversionistas privados, sean empresas o personas deberán ser propuestos por la Asamblea “en base a una participación no menor del quince por ciento (15%) del capital pagado”. Esto es negativo. Propicia inversiones de grupos grandes y no la democratización del capital. Debería vender acciones vía los Puestos de Bolsa. Aunque en el fondo es algo teórico, porque no resultaría atractivo para ningún inversionista privado serio, con una propiedad y gestión estatal.

El Gerente General será designado por el presidente de la República. Ratifica, pues, el control político del banco y el manejo por funcionarios públicos. Poner otro banco en manos de Estado no me parece práctico ni beneficioso, con el objetivo de captar recursos del público, buscar accionistas privados y crear un sólido banco de fomento. Además, el objetivo del Gobierno es reducir su déficit fiscal.

En el Art. 8, establece que en los aumentos de capital suscrito y pagado que fueren necesarios, el Estado dominicano, mantendrá una participación accionarial mayor al cincuenta por ciento (50%). En el mismo artículo, párrafo III, queda autorizado el BANDEX y el Ministerio de Hacienda a emitir hasta RD$ 5,000 millones en bonos a colocar en cinco años con fines de aumentar el patrimonio. Estos bonos gozarán de la garantía ilimitada del Estado. Se establece que todo futuro dividendo del Estado serán reinvertidos para aumentar el capital, hasta llegar a RD$ 10,000 millones. La filosofía accionarial por tanto es muy confusa y su apertura al capital privado no es real.

Recomiendo que el Gerente General debe ser un professional de larga experiencia de la banca, apolítico, escogido por su propio Consejo de Directores, no por el Presidente del país. El banco debe operar como un banco de fomento y financiamiento de la producción y de las exportaciones bajo modalidad financiera e independencia privada y con mecanismos de financiamientos de mediano y largo plazo y de créditos de pre y post embarque. Su capital debe ser aportado por las instituciones financieras intermediarias y por instituciones de exportaciones. Su capital mixto inicial debe ser de RD$ 20,000.00 millones y aumentar gradualmente.

Finalmente, creo absolutamente necesario que el BANDEX debe ser transformado en un banco de desarrollo y financiamiento de las exportaciones de capital mixto, de segundo piso, con los organismos de administración en manos de los inversionistas privados y que el sector público sea minoritario y sirva de facilitador e impulsador de proyectos medianos y grandes de producción industrial y agrícola de exportación.

Esta política de foment de la exportación debe ser acompañada de incentivos fiscales a los sectores de producción y a los exportadores en PRO-INDUSTRIA. Igual, el CEI-RD seguiría siendo una institución vital de fomento de nuevos mercados, de identificación de compradores y de promoción de los productos dominicanos en el exterior, desempeño que realiza con efectividad en la actualidad.

Estimo que la reestructuración del BANDEX y de su ley es esencial, para crear una real política de fomento de las exportaciones. Esta es mi recomendación dentro del Programa del PRM y para el país y su mejor futuro económico.

Eduardo J. Tejera
17 de enero de 2016.
http://www.eduardotejera.com

 

EDUARDO TEJERA DENUNCIA DESCONOCIDO CONTRATO DE PLANTA ELECTRICA DE 600 MW QUE FIRMÓ LA CDEEE

El economista y miembro de la Comisión Económica del PRM Eduardo Tejera, expresó que han quedado consternados en la Comisión, con la publicación de la información y copias de contratos que hizo Acento.com en el día de ayer, respecto a que el Lic. Rubén Bichara, Vicepresidente de la CDEEE había firmado un contrato sin ninguna licitación pública y de grado a grado con la firma Pinegy Commercial Group, para la adquisición de energía de una planta a carbón de 600 MW en el 2013, que supuestamente involucra un valor de US$ 2,000 millones. Por lo visto es el Estado quien iba a construir la mega planta, y la empresa de papel Pinegy Commercial comprar mediante contrato una determinada cantidad de energía y potencia. Todo bien oscuro.
La opinión pública ha quedado escandalizada al conocer este contrato de esa magnitud de dinero sin que lo conociera el país y sin que fuera licitado públicamente de acuerdo a la Ley 326 sobre Contrataciones Públicas y sin que se conozca quienes son los dueños detrás de esa compañía y los costos y precios en el modelo de negocio y el contrato de compra de energía y potencia PPA. Todo ha sido un gran misterio muy perturbador. Gracias a Acento.com, la sociedad está informada de este desparpajo institucional y de esta violación de las leyes.
Tejera señalo que la CDEEE le dio tres años de favoritismo a esa firma desconocida para que cumpliera el susodicho contrato, a la misma vez que se había firmado otro contrato de compra de energía de 600 MW de dos plantas a carbón en construcción en Punta Catalina con la firma brasileña Odedrecht y Acero Estrella. El principal dueño de Odebrecht y presidente lleva varios meses preso en Brasil por alta corrupción vinculada a funcionarios brasileños. El PRM considera que se le debe dar una amplia explicación al país por estos contratos sin ninguna transparencia y otorgados de grado a grado, tal como parece por la documentación hecha pública, salvo prueba en contrario.

Por otro lado, Tejera resaltó que las explicaciones ofrecidas hoy 12 de enero por el Vicepresidente de la CDEEE son cantinflescas y no supo explicar nada y en, en esencia, una burla al país. El representante de la CDEEE dijo que se había anulado el contrato con la Pinegy Commercial Group en mayo del 2015, simplemente por una carta vía alguacil, lo cual me parece un procedimiento insuficiente y muy discrecional. No explicó si fue autorizada la anulación por el Consejo de Directores de la CDEEE o el Gobierno. La pregunta es: cómo se adjudicó este contrato y cómo se anuló, y quienes son los dueños de este favoritismo tan generosos, como extraordinario.

Por qué tardó tres años el Gobierno y la CDEEE en anular un contrato de 25 años de cerca de US$ 2 mil millones sin que el país lo supiera?. Es esto transparencia o indicio de corrupción o todo fue realizado legalmente? Causa asombro que el Lic. Bichara llegara a decir que no se le pudo cobrar la penalidad prevista en el contrato a la Pinegy, porque dicha compañía (y los dueños que no conocemos) no pudo pagar. Señaló: “la CDEEE sostiene que la empresa privada a la cual se anuló el contrato no tiene posibilidad de materializar la penalidad prevista”, entonces como diablos le dan un contrato a una empresa desconocida de 600 MW a 25 años para la compra de energía cuando no tiene dinero para pagar una penalidad contractual. Esto es una barbaridad. Es aberrante y comprometedor.
Es tiempo que la CDEEE o el Gobierno expliquen esta mancha oscura e informe al país sobre los detalles y quienes están detrás de este peculiar contrato otorgado de grado a grado y escondido. En la conciencia nacional existe toda una duda generalizada y falta de información sobre los contratos viejos y actuales de las polémicas plantas de carbón en Punta Catalina, tanto de la referida Pinegy y del consorcio Odebrecht y compartes. Las plantas de Punta Catalina serán recordadas como los ferrocarriles de Lilís.
No se conocen los costos, los precios de venta y finalmente quien va a financiar la obra, porque hasta el momento el proyecto de Punta Catalina de Odebrecht y empresas locales ha sido financiada con recursos presupuestarios y por el pueblo dominicano al no bajar la tarifa eléctrica en alguna porción, como bajó en más del 60% el precio del barril de petróleo. No se ha cumplido con la ley de energía y la normativa de la Superintendencia de Electricidad sobre la fórmula de la tarifa técnica, por eso con el dinero ahorrado se han financiado las dos plantas de carbón. Lo mismo ha pasado con el contrato de 600 MW con la Pinegy Commercial, el Sunland del actual gobierno. Un Pinegy Gate a lo puro y guapo.
Estas operaciones y contratos ponen en duda la honestidad y transparencia de todo el aparato gubernamental. La CDEEE ha caído en falta grave y debe tener consecuencias. Uno pregunta; el Consejo de Administración de la CDEEE aprobó el contrato del 2013 con la Pinegy, si o no. Y si lo aprobó cumplió con la ley de licitación o no? Y quienes son los dueños detrás de una compañía desconocida en el sector eléctrico. Una empresa insolvente y sin tradición el campo de generación y venta de electricidad.
Creo que es hora que el Consejo de la CDEEE y su Vicepresidente informen detalladamente a todo el país. En cualquier nación con un estado de derecho y consecuencias, como Brasil y otros, todos los altos funcionarios de la CDEEE y miembros del Consejo deberían renunciar o ser cancelados por el presidente Medina, para que sus colaboradores y asociados no ensucien la imagen de un Gobierno honesto y muy transparente.
Eduardo J. Tejera

http://www.eduardotejera.com

12 de enero de 2016

ENCRUCIJADA FISCAL Y DEUDA PÚBLICA

El Gobierno dominicano no ha cambiado su política económica basada en altos déficits presupuestarios, financiados por continuos endeudamientos externos e internos. De hecho, ya van nuevo años de déficit fiscales y de una espiral peligrosa de mayores deudas públicas, sin tener definido una clara política de desarrollo doméstico de los sectores productivos y las exportaciones. Por este motivo el Gobierno ha entrado en una zona de fragilidad y viabilidad fiscal cada vez más delicada. El país se encuentra ante una gran encrucijada frente a la enredada situación fiscal y el aumento creciente del servicio de la deuda, de RD$ 159,126 millones/US$ 3,518 millones.

Considero que el déficit fiscal, aún con maquillaje y deudas flotantes, se mantendrá por encima de 2.3 % del PIB, equivalente a RD$ 75,893 millones o US$ 1,649 millones, suma ésta que habrá que financiar con nuevas emisiones de bonos y préstamos. Ahora, si medimos la relación deuda total con ingresos corrientes, que es la forma más realista, se apreciará que el 45 % de los ingresos tributarios del Presupuesto se destinarán para pagar el servicio de la deuda pública, una suma muy preocupante. Debemos tener en cuenta que se paga con el flujo de caja, no con el PIB, que es una mediación abstracta genérica.

Es preocupante que el mismo Presupuesto Nacional Plurianual aprobado por el Congreso, el Gobierno proyecta mantener un mínimo tres años más de déficit fiscales, RD$ 75,893 millones o el 2.3 % del PIB en el 2016, otro déficit en el 2017 de RD$ 75,516 millones, o el 2.1 % del PIB y para el 2018 otro déficit de RD$ 67,706 millones, o el 1.7 % del PIB, aunque creo mayor el déficit proyectado. Es muy optimista. Por lo tanto no es cierto de que el Gobierno ha comenzado a desmontar su alta dependencia del endeudamiento, como han expresado. La propaganda de los funcionarios es engañosa y virtual, propio de un clima electoral, pues alegan que están consolidando la política fiscal y frenando el endeudamiento público, cuando ambas cosas son inciertas como demuestran estos números oficiales.

Reitero que en nada ha cambiado la política fiscal ni económica del Gobierno actual. Es el mismo modelo económico de los Gobiernos del PLD. Considero que alegar que lograron obtener un superávit primario de 0.5 % en el 2015 y será de 0.7 % en el 2016, es un dato falso e incompleto, porque piensan reducirlo de forma contable artificial, dejando de pagar la Cuentas por Pagar de más de RD$ 30,272 de facturas y cubicaciones vencidas, que no se pagaron para pasarlas a financiar este año, al incluirse en el Presupuesto Nacional 2016.

Asimismo, la alegada disminución del déficit de caja presupuestario, es cosmético, porque no se consideran las cubicaciones a contratistas, facturas a suplidores, deudas a los generadores y distribuidores eléctricos y otras deudas flotantes vencidas por el orden de RD$ 40,000 millones o más. Por eso si el Gobierno deja de pagar a tiempo los compromisos vencidos, es obvio que obtendrá un falso superávit primario, que en el fondo es un espejismo contable y es irreal. Por eso el déficit es mayor y las presiones financieras del Gobierno son cada vez más serias y limitantes. Tiene ahora una gran estrechez de liquidez presupuestaria. Y todo esto en un año electoral, que seguro aumentará el gasto por encima de sus posibilidades, con fines de captar votos.

Por otro lado, de una carga tributaria de 14.0 %, el Gobierno, según el Presupuesto aprobado, tiene comprometido en remuneraciones-salarios y bienes y servicios el 6 % del PIB, en intereses RD$ 97,764 millones o el 3 % del PIB, en amortizaciones y pagos de Cuentas por Pagar otros 3 % del PIB. Estas tres partidas fijas, suman un 12 % del PIB, de una carga tributaria de 14.0 %. Ese es el resultado de crear más de 200,000 empleos públicos, los aumentos de salarios a los altos funcionarios, y del aumento vertiginoso de los pagos de amortizaciones e intereses de la deuda pública. En esencia, las finanzas públicas están atrapadas y son inviables.

El real problema son los excesos de gastos, la corrupción galopante, el clientelismo asfixiante, la enorme cantidad de agencias e instituciones gubernamentales y ministerios innecesarios que duplican sus funciones, sumado a tres Altas Cortes que no son imprescindibles y que su rol podría asumir la Suprema Corte de Justicia. Hay demasiadas instituciones que son una carga parasitaria, que le quitan recursos que deberían ser destinados a la Salud, el aumento de salarios y mayor protección social.

Estimo necesario cambiar los Presupuestos Plurianuales del 2017 al 2020 que mantiene cada año déficits fiscales y endeudamientos permanentes y recomiendo cambiar buena parte de la Estrategia Nacional de Desarrollo, para comenzar un plan gradual de cambios en la política fiscal-deuda, y buscar la meta de equilibrar el presupuesto y tomar menos recursos prestados. Debe ser un estrategia de salida y reforma fiscal integral, que no afecte al desarrollo ni produzca efectos sociales negativos. Por eso hay que realizar fuertes reformas del gasto y mejorar los ingresos.

Será un proceso complejo que requiere el concurso de mayores inversiones del sector privado, para que se mantenga como el motor de la economía, debido a que el Gobierno tiene que reestructurarse y poner la casa en orden. Sin duda el Gobierno que surja de las elecciones de mayo, tendrá la gran tarea de cambiar el modelo económico agotado y mal usado. Habrá que achicar el hipertrofiado Estado, reducir gastos superfluos y mantener las inversiones públicas y mejorar la calidad de la política social y de creación de empleos productivos.

Será una tarea reformadora importante y compleja dado las expectativas sociales y económicas de la sociedad. Para realizar este cambio de modelo, se requiere un cambio de partido gobernante. Después de 16 años, el PLD no podrá auto cambiarse con las mismas personas y funcionarios, ni cambiará su modelo económico. Ya están agotados y demasiados aburguesados.

El cambio solo lo podrá realizar el nuevo partido PRM. Se necesita un nuevo estilo de gobernar y un nuevo liderazgo moral y político, que en estos momentos solo lo encarna, el compañero Luis Abinader y los hombres y mujeres del PRM. Para realizar los cambios necesarios, habrá de producirse un cambio político hacia un futuro diferente, de sanidad fiscal, crecimiento con inclusión social y creación de empleos.

Eduardo J. Tejera

http://www.eduardotejera.com

4 de enero de 2016.