Ejecución presupuestaria de enero a mayo de 2020

Hay que recordar que el déficit fiscal original establecido en el Presupuesto Nacional para el año era de RD$ 110,000 millones, o el 2.2 % del PIB. Sin embargo, en la revisión presupuestaria se estimó un déficit fiscal que alcanzará el 5 % del PIB o RD$ 233,900 millones para todo el año.

La Dirección General de Presupuesto (DIGEPRES) acaba de publicar las cifras correspondientes a la ejecución presupuestaria de enero a mayo de 2020, lo que nos brinda los resultados por el período de cinco meses del impacto fiscal del Covid-19 con el cierre de los negocios y cuarentena durante la mitad de marzo y todo abril y media reapertura desde mediados de mayo. Con estos datos se conoce la caída de los ingresos tributarios para el mes, así como los gastos ejecutados.

En la República Dominicana se implementaron medidas de confinamiento general, ley de emergencia y toque de queda, desde el 17 de marzo. Es decir, el mes de enero fue de normal, para finales de febrero comenzaron a brotar casos de contagios, sin cierres generales, y desde mediados de marzo y todo abril se aplicó estrictas medidas de control sanitario, cierre de negocios y toque de queda. Ya a mediados de mayo se permitió media apertura de negocios y comenzó a mejorar la economía y los ingresos y gastos del Gobierno Central.

Es decir, para la segunda quincena de mayo se flexibilizaron las medidas de apertura de negocios, lo que comenzó una gradual recuperación de las actividades y de la economía en general. Pero el impacto en el crecimiento ha sido duro, en alto desempleo y necesidades de dólares. El Banco Central informó que para el período enero a abril del 2020 la caída del crecimiento del PIB fue -de 7.5 %. Para contrarestar la grave crisis el Gobierno implementó una seria de necesarias medidas de expansión monetaria y fiscales, gastos en planes de subsidios a los trabajadores y negocios y contrató varios préstamos en dólares para financiar las cuentas externas.

Ingresos Ejecutados a Mayo

El total de ingresos corrientes que fue aprobado en el Presupuesto Nacional para el año fue RD$ 747,829 millones, sin incluir donaciones. Esta cifra representa un promedio de RD$ 62,319 millones por mes, o RD$ 311,595 millones para el período. Sin embargo, para los primeros cinco meses los ingresos realizados solo fueron RD$ 243,855 millones; es decir, RD$ 67,740 millones menos de lo programado, una caída de 28 %. El impacto de la crisis respecto sobre las recaudaciones de impuestos ha sido elevado, lo que provocó que el Gobierno tuviera que recurrir al endeudamiento de fuentes internas y de los organismos de financiamientos internacionales.

En el cuadro se observan las recaudaciones para cada mes. Con los negocios e industrias cerradas la mitad de mayo, el total de ingresos corrientes fue RD$ 34,793 millones, con una caída de RD$ 27,526 millones, o 55 % menos sobre lo programado en el Presupuesto original. Se puede observar una fuerte caída en las recaudaciones del impuesto sobre la renta de RD$ 5,386 millones sobre los ingresos de abril, pero los impuestos del ITBIS aumentaron sobre el mes anterior a RD$18,145 millones. Naturalmente, a medida que se reabre la economía y los negocios, las recaudaciones tributarias comenzaron a recuperarse. No obstante, el déficit fiscal acumulado de enero a mayo fue de RD$ 71,454 millones, que es la diferencia entre el total de ingresos y gastos.

La situación fiscal ha sido manejada dentro de la gravedad de la crisis, pues el Gobierno Central durante el período de excepción ha obtenido grandes sumas de recursos externos e internos. En enero entraron los US$ 2,500 millones de bonos soberanos, en febrero RD$ 12,000 millones de préstamo del Banco Central y RD$ 12,000 millones de Idoppril, en abril US$ 150 millones del Banco Mundial y US$ 650 millones del FMI y en mayo RD$ 40,000 millones de inversión de cuatro AFP en bonos de Hacienda, en adición a un buen monto de transferencias de ministerios.

En resumen, ha existido un colchón de ingresos extraordinarios, no obstante según las estimaciones presentadas en el Presupuesto Nacional Complementario aprobado en el Senado el 13 de junio, el déficit acumulado de los cinco meses ascendió a RD$ 71,454 millones, el 1.6 % del PIB. 

Gastos Ejecutados a Mayo

Examinemos los montos de gastos ejecutados del presupuesto para el período. El gasto total aprobado en el Presupuesto Nacional original fue de RD$ 861,074 millones, sin las aplicaciones financieras. Dividido por 12 meses dará un gasto promedio cada mes de RD$ 71,756 millones. Por tanto, el gasto aprobado de enero a mayo debieron ser RD$ 358,780 millones. Sin embargo, de enero a mayo se gastó solo RD$ 315,309 millones, o sea RD$ 43,471 millones.

La caída esperada de los ingresos refleja el manejo fiscal dentro de la crisis y el importante financiamiento extraordinario obtenido de fuentes externas e internas, para mantener los programas de asistencia sociales, los gastos del Gobierno, la caída de los ingresos corrientes y el pago del servicio de la deuda. Sin embargo, las inversiones públicas disminuyeron en mayo.

Según las cifras publicadas por DIGEPRES, en enero se gastó un total de RD$ 59,551 millones, en febrero aumentó a RD$ 64,990 millones, en marzo bajó a RD$ 59,930 millones, en abril aumentó a RD$ 66,460 millones y en mayo se redujo a RD$ 64,377 millones, para un total del período de RD$ 315,309 millones. Pero el gasto de capital, sin embargo, bajó bruscamente de abril RD$ 9,535 millones a mayo a solo RD$ 6,255 millones, una disminución de 52 %. Una alta caída, que afectó el crecimiento y el volumen de obras públicas.

Presupuesto Complementario de Junio.

El 23 de junio de 2020 el Poder Ejecutivo aprobó un Presupuesto Complementario que revisaba las proyecciones de ingresos y gastos, como consecuencia de la crisis del Covid-19. Los ingresos corrientes estipulados en el Presupuesto original ascendían a RD$ 750,823 millones, pero en el Presupuesto Complementario se estiman que se reducirán en RD$ 106,936 millones.

A su vez el aumento del gasto total, sin aplicaciones financieras, alcanzará los RD$ 906,702 millones, un aumento de neto de RD$ 45,628 millones sobre los RD$ 861,074 aprobados originalmente. En el nuevo presupuesto se proyecta un déficit fiscal de 5 % del PIB para el año y un aumento agresivo de nuevas deudas para financiar la economía que rondaría al 60 % del PIB.

El endeudamiento público adicional requerido aumentará en RD$150,908 millones, para un gran total de nueva deuda interna y externa bruta de RD$397,204 millones, o a US$6,732 millones, a la tasa de 59 por 1. Un grave costo inevitable para el país, su economía y el mantenimiento del empleo y asistencias sociales. La crisis económica generada por el Covid-19 nos tomó fiscalmente muy débil con trece años de déficits fiscales financiados con excesivas deudas.

Hay que recordar que el déficit fiscal original establecido en el Presupuesto Nacional para el año era de RD$ 110,000 millones, o el 2.2 % del PIB. Sin embargo, en la revisión presupuestaria se estimó un déficit fiscal que alcanzará el 5 % del PIB o RD$ 233,900 millones para todo el año.

Es innegable que la situación fiscal quedará comprometida para los próximos dos años. Esto significa que habrá que realizar dos acciones simultáneas a partir de agosto; una reprogramar y realizar ajustes y reformas por los ingresos y gastos en este año, y dos, crear espacios de recursos para financiar los planes de reactivación económica, aumentos del gasto social y las necesarias inversiones públicas en infraestructuras.

Sin embargo, considero que el grueso de la reactivación deberá venir por el sector privado, en novedosos programas monetarios y crediticios para dinamizar los sectores productivos y de servicios. Para los próximos meses la fuerza de los planes de estímulos y creación de empleos dependerá del sector privado y la política monetaria deberá ser pro crecimiento, con estabilidad macroeconómica y la fiscal moderadamente expansiva hasta que se normalice la economía.

Eduardo J. Tejera

http://www.eduardotejera.com

Los comentarios están cerrados.