El Libro “Llamada de la Tribu” de Vargas Llosa

La obra La Llamada de la Tribu es el libro más de reciente, de marzo de 2018, del laureado escritor y pensador Mario Vargas Llosa. Es un libro sobre el pensamiento político, cultural, económico y social del liberalismo en el siglo XIX y XX.  Como señala, es como una autobiografía de las lecturas y la evolución del pensamiento del mismo Vargas Llosa. No es una novela, sino un brillante ensayo cultural y de doctrinas políticas de los grandes pensadores liberales. Su lectura es una delicia, erudita y amena.

Cada capítulo es un ensayo de un escritor, filósofo, economista o gestor de la cultura y de las ideas. El concepto del liberalismo que reseña y narra Vargas Llosa, por supuesto no es solamente político, sino en su acepción más amplia cultural, filosófico, económico y social. El autor en sus ensayos individuales describe, analiza y explica con sabiduría y criterios documentados, el pensamiento de Adam Smith, José Ortega y Gasset, Friedrich August von Hayek, Karl Popper, Raymond Aron, Isaiah Berlin y Jean-Francois Revel.

Salvo Adam Smith, el brillante autor de la obra La Riqueza de las Naciones, todos los demás escribieron sus ensayos, obras y dictaron conferencias durante los traumáticos años del siglo XX, con la entrada de la revolución comunista en Rusia, el nazismo en Alemania, el fascismo en Italia, y diversos movimientos anarquistas en Europa. Por tanto, estos pensadores concibieron el liberalismo como una doctrina contrapuesta y opción a los totalitarismos y centralismos de esos Estados de la época. El liberalismo puro también cuestionaba ciertas democracias occidentales que integraban ideas de políticas e intervenciones que para ellos chocaban con su concepto más vital y puro; la libertad.

Debo aclarar los conceptos básicos del liberalismo filosófico, económico, político y cultural de estos grandes pensadores que han ejercido profunda influencia en la historia y en el presente en el debate de las grandes ideas de la humanidad. Estemos o no estemos de acuerdo con cada parte de sus diversos dogmas, lo cierto es que han influido consciente e inconsciente en el mundo, tanto en países que se declaran comunistas, socialistas de Estado centralizado, socialistas democráticos, capitalistas en sus diversas etapas y formas y socialdemócratas.

Explica Vargas Llosa como Adam Smith filósofo y moralista escocés del siglo XVIII, tanto en su obra La Teoría de los Sentimientos Morales(1759), como en su obra maestra, La Riqueza de las Naciones (1776), fue describiendo las bases y teorías esenciales del liberalismo, sin que él mismo fuera consciente de su enorme impacto en la humanidad. Vargas Llosa sorprende por sus conocimientos económicos y por conocer el verdadero y profundo pensamiento filosófico del excéntrico profesor Smith, que economistas, ideólogos y articulistas del siglo XX, han deformado tanto a través del tiempo.

Describe que la esencia del liberalismo es la libertad en diferentes vertientes; la libertad política y el derecho a elegir, la libertad económica con el concepto básico de la propiedad privada como elemento vital de las libertades, la libertad cultural y religiosa con la necesidad de tolerancia a todas ideas, aún las contrarias, y la necesidad de liberarse de dogmas rígidos sean políticos, religiosos o económicos, que atrasan el desarrollo, la innovación, el comercio y la sociedad libre. Smith estaba en contra de las desigualdades sociales, la nobleza rica y parasitaria y el exceso de poder de los reyes.

Sobre el pensamiento del gran filósofo y economista liberal austríaco Friedrich von Hayek, escribe un ensayo muy interesante y versátil, sobre esto complejo pensador que rechazó todos los modelos totalitarios de izquierda o derecha, por su eliminación de la libertad política, que consideraba la madre de todas las libertades. Von Hayek escribió sus dos obras más trascedentes el Camino de Servidumbre (1944) y La Constitución de la Libertad (1960), más numerosos ensayos y conferencias. En todas atacó con elementos teóricos y prácticos la economía planificada centralizada, el comunismo por eliminar la propiedad privada y libertades públicas e individuales y por ser un sistema cerrado dogmático dirigido por burócratas. Para él el comunismo sería siempre un fracaso.

Para von Hayek la propiedad privada, las libertades civiles, la protección y respeto de las leyes, la libertad religiosa, son elementos de una libertad cultural y filosófica más amplia en el cosmo de la vida social del hombre. Con Karl Popper y Isaiah Berlin, fueron tres columnas brillantes contra los totalitarismos, y fueron ardientes defensores de la libertad y el individualismo, como motor de los avances de la ciencia y la cultura.

Vargas Llosa narra con detalles y citas de cartas la polémica entre von Hayek y el gran economista y humanista John Maynard Keynes, que en los años de la Gran Depresión formuló en varios libros su célebre crítica al capitalismo clásico y liberal. Demuestra la amistad y respeto entre ambos, y cómo von Hayek reconoció algunas de las teorías keynesianas, frente a la realidad de políticas públicas de su época. Ambos compartían la idea de la necesidad de la propiedad privada, la libertades del hombre, la democracia y el pluralismo cultural y filosófico. Sus diferencias fueron en materia de la intervención del Estado en regular al mercado y su rol en activar el crecimiento y el empleo.

En otro ensayo, el autor realiza una excelente interpretación muy original, sobre las raíces y la doctrina liberal del filósofo español José Ortega y Gasset, ideas que repartió en dos obras de gran impacto; España Invertebrada (1922) y La Rebelión de las Masas (1930). Vargas Llosa desentraña ideas poco conocidas del gran pensador español. Para Ortega y Gasset comenzó el predominio de las masas populares, sobre las élites que habían guiado y controlado los países. Pensaba que había que salvar el individualismo, que entendía podía ser solidario y justo, sobre la dictaduras de las masas controladas políticamente.

Desde el 1930 Ortega y Gasset tenía el temor que se crearan nuevas élites dentro de las masas con líderes mesiánicos populistas que dominaban a su voluntad sobre los pueblos. Estas ideas iban contra los totalitarismos, el nazista de Hitler y el comunismo de Lenin-Stalin y la imposición del partido único, y una sociedad cerrada sin libertades. Abogaba por una libertad individual, y libertades públicas, y fue un ferviente demócrata que apoyó la República española, hasta que cayó en un gran caos y entonces se fue a Francia y Portugal. Para el filósofo, la libertad cultural y de ideas era fundamental para el progreso.

Dos personajes que había leído, pero yo no conocía tanto, Vargas Llosa los describe y descifra con claridad y maestría, a Karl Popper y Isaiah Berlin, dos filósofos de poderosa profundidad e influencia en el siglo XX.  El austríaco Popper fue un pensador original y agudo. Nació y estudió en Viena y a la llegada del nazismo emigró a Nueva Zelanda y el Reino Unido. Fue profesor por muchos años en London School of Economics y universidades norteamericanas. Escribió obras de gran impacto como, La Miseria del Historicismo (1944), La Sociedad Abierta y sus Enemigos (1945), y la Lógica de la Investigación Científica (1934), entre otras obras, ensayos y artículos.

Popper ejerció gran influencia con sus ideas filosóficas sobre la libertad y la propiedad, y atacó toda forma de dictadura totalitaria. Su libro de mayor influencia política y económica fue La Sociedad Abierta y su Enemigos, una obra que influyó en las doctrinas neoliberales posteriores, junto a von Hayek. Sobresale su amplio concepto de la libertad del hombre y su defensa de economías abiertas y de mercado, unido a democracias representativas. No fue un reaccionario político, sino un liberal de ideas abiertas sobre la libertad del hombre y la sociedad. Abogaba por la justicia, la tolerancia, la eliminación de la pobreza, que veía amenazadas por regímenes de la extrema derecha e izquierda.

El ensayo sobre el filósofo social y de las ideas Isaiah Berlin de Vargas Llosa es sumamente interesante y penetrante. Lo reseña y describe con rigor y erudición. Es revelador de un pensador complejo con un concepto singular de la libertad en toda su amplitud. Nació en Riga, Letonia en 1909, cuando formaba parte del Imperio Ruso. De temprana edad su familia se mudó a San Petersburgo y fue testigo de la revolución de 1917 y toda su violencia. Este episodio marcaría su vida y pensamiento y su oposición a las dictaduras y al mesianismo en nombre de los pueblos.

Berlin se trasladó a Inglaterra y fue un activo profesor de Oxford, donde fundó el Wolfson College que dirigió por nueve años. De joven no escribió muchos libros, sino ofreció sus enseñanzas por medio de la conversación, artículos en revistas académicas y conferencias. Se dice que fue un hombre carismático y un intelectual accesible y muy amable y un gran conversador con sus estudiantes y colegas docentes. Pero su prédica e ideas tuvo una profunda influencia durante el resto del siglo XX. Escribió una biografía crítica de KarlMarx; Su Vida y su Entorno (1939), Cuatro Ensayos sobre la Libertad (1969), Vico y Herder: Dos Estudios de Historia de las Ideas (1976), Pensadores Rusos (1979) y su influyente obra Contra la Corriente (1979), entre otras.

Fue un agudo crítico con base teórica contra los totalitarismos y las dictaduras que eliminan las libertades. Luchó contra el nazismo y en sus escritos rechazaba la tiranía de Stalin. Berlin tenía un concepto original de la libertad, la positiva y negativa, que es sumamente interesante. Vargas Llosa con meridiana claridad y pluma ágil explica el pensamiento de Berlin y su forma vertical de exponer el liberalismo cultural y filosófico, como forma de vida personal y colectiva.

La mayoría de sus libros fueron recopilados de artículos y ensayos por su discípulo de Oxford, Henry Hardy, quien público la mayoría de sus obras. Berlin estudió y escribió sobre todos los principales pensadores, desde Platón a Marx, que crearon doctrinas utópicas e ideas que consideraba elitistas y contrarias a las libertades del individuo y a la concepción pluralista y tolerante de la sociedad.

En resumen, La Llamada de la Tribu del erudito escritor y pensador Mario Vargas Llosa, es una obra muy informativa y culta, que hará pensar a cualquier lector. Su estilo y narración es siempre interesante y atrayente. Resalta a través de los pensadores analizados como el concepto del liberalismo es mucho más complejo y profundo, que los simples clichés de etiquetas de derechas y de izquierdas.

Revela como todos al creer en la propiedad privada, en las libertades, en la democracia, en el pluralismo y la tolerancia, tenemos mucho de liberal, aunque seamos socialdemócratas, socialistas democráticos, progresistas o conservadores de centro o derechas. Los personajes reseñados describen un nivel más alto, culto y filosófico de la idea de la libertad y la sociedad mixta y compleja moderna. Vargas Llosa hace una excelente disertación de estos clásicos del liberalismo occidental, que muchas veces son tan pocos entendidos, que no se comprende lo mucho que han influido en nuestras vidas.

Eduardo J. Tejera

http://www.eduardotejera.com

23 de abril de 2018

Anuncios

Los comentarios están cerrados.