LA ECONOMÍA EN EL 2010

Creo que el año más difícil e incierto fue el 2009. El mundo estaba recién en el comienzo de una tímida recuperación inestable de la economía el año pasado de la debacle del 2008. Los signos económicos, de consumo, de saneamiento de los bancos no estaban claros. Las economías de Estados Unidos, Canadá y toda la Unión Europea estaban en recesión y altos déficit fiscales de más de 7 % del PIB para ese año altísimo desempleo. La República Dominicana navegó con bastante éxito dentro de tan dramática recesión mundial.

El Gobierno y el Equipo Económico manejaron la economía con logros, aunque también se cometieron dilaciones en la toma de decisiones y errores. Pero en su conjunto el Gobierno manejó con prudencia la economía. Esa es la verdad. No hizo nada, para perjudicar el cuadro interno de la economía en su política fiscal, monetaria y cambiaria. Hay quejas, claro está, de aspectos sociales, de menos gastos en educación y salud, de corrupción y apatía de funcionarios. Mucho de esto es cierto. Pero nada fue tan fuerte como para romper la estabilidad macroeconómica o tumbar el país a una recesión como Estados Unidos.

La economía creció en el 2009, en un 3.5 % del PIB real, según cifras oficiales del Banco Central. La inflación se mantuvo baja, al 5.6 % y la tasa de cambio estable. Eso ya es un logro. Que terminamos el año con un déficit fiscal global de 3.6 % del PIB, lo encuentro, inevitable. Hay que ver el alto déficit de / %  de Estados Unidos y Europa. No se podía hacer nada, frente al impacto de la dramática recesión mundial. Era imposible tener un Presupuesto equilibrado, salvo subir mucho los impuestos, o deflacionar la economía, bajando el gasto público en RD$ 50,000 millones. Y eso no lo aguanta ninguna economía moderna, y hubiera causado un desempleo enorme y una caída del crecimiento de -10 %.

Dudo que nadie deseara tales resultados que hubieran obligado a un ajuste presupuestario tan violento el año pasado. Pudo bajarse algunos gastos superfluos, nominillas, clientelismo, cancelar vagos y botellas, pero eso aunque es buena cirugía, no hubiese afectado el déficit fiscal mayor. El mismo dilema de mantener o aumentar las inversiones y ahonda el déficit, los tuvo el presidente Obama, Zapatero en España, Brown en Inglaterra y demás jefes de Estados.

La cuestión estaba clara: deflacionar y seguir una receta neoliberal monetaria, o aplicar medidas de estímulos fiscales, capaces de recuperar el crecimiento y reducir el desempleo. El mundo entero optó por estímulos, mayores inversiones financiadas, aguantar mayor déficit fiscal, como el menor de los males y preocuparse primero por volver a crecer y crear empleos. La receta neokenesiana.

El 2010 debe ser un año de mayor actividad económica y menos incertidumbre internacional. Las grandes economías industrializadas, que sirven de locomotoras del mundo, ya comienzan a crecer y el panorama bancario se va despejando. La recuperación externa es vital para dinamizar nuestra economía, el turismo, remesas, los precios de metales preciosos, las inversiones en turismo inmobiliario y en las exportaciones.

Factores internos también apuntan hacia una economía más dinámica, mayor inversión pública y privada y a la creación de empleos. En el país se comienza a sentir mayor confianza, a pesar de las preocupaciones por la contratación de la deuda externa y los nuevos bonos soberanos de US$ 1,000 millones. La preocupación es válida, pues ya el servicio consume cerca del 40 % de los ingresos tributarios. Y este porcentaje aumentará este año. Sin embargo, en sentido general se proyecta un crecimiento del PIB del 4 % al 6 %, lo que es bueno. Inflación de un dígito y moneda estable. Las reservas internacionales netas están más altas por encima de US$ 2,800 millones.

Pero quizás lo que crea más confianza es el Acuerdo de Stand-by con el FMI, sus metas cuantitativas y las reformas que conlleva. Es un plan de trabajo y plan económico, que por sí brinda confianza y da a conocer los objetivos y compromisos del Gobierno. La parte buena es que se mantendrá las tasas de interés para préstamos bajas y un mayor monto de inversiones públicas. Eso estimula la demanda pública y privada y aumenta el consumo y la creación de empleos. Hay insistir en reducir los subsidios a la electricidad y reorientar esos recursos a la educación, reformado el sector, y la salud.

Preocupa el endeudamiento interno y externo tan alto, aunque en parte sea una necesidad del Plan de Estímulos. Es una circunstancia extraordinaria la actual de recesión mundial, contrario a la prolongada expansión internacional en el 2003. Pero preocupa el rápido endeudamiento externo. Solo lo compensaría mantener un alto crecimiento por varios años y tomar más prestado de los organismos internacionales, que de bonos a siete años. De lo contrario habría que aumentar los impuestos en el futuro. Mi posición sobre los bonos es conocida. Pero lo que sí creo necesario es aumentar la inversión del Gobierno en obras y la del sector privado. Las tasas de interés deben mantenerse bajas todo el año, y no hasta junio, como señala el Acuerdo del FMI.  Debe renegociarse esta limitante.

El Gobierno debe apoyar más el aumento de la producción privada, con mayores créditos a bajos intereses, dinamizar más la construcción y, sobre todo, la compra de viviendas con créditos blandos a los compradores y dedicar más fondos públicos y bancarios privados a la industria y agropecuaria. Falta, una política más coherente de desarrollo interno, con incentivos fiscales y crediticios. Se debate, pero no se implementa con instrumentos concretos. No tenemos un Fondo de financiamiento a las Exportaciones y el nuevo BNV ampliado no hace nada por el sector de la producción. No ha asumido el rol, del antiguo FIDE e INFRATUR, como le delegó la Ley Monetaria. Eso es un desperdicio.

Pero en general, con áreas problemas como el sector eléctrico y el debate del endeudamiento, la economía en el 2010 deberá crecer más rápido y afianzar nuestro desarrollo. Hay que cumplir con los objetivos del FMI y ser cauteloso con la política fiscal. Mi opinión es que el 2010 será bastante mejor que el 2009.

8 de marzo de 2010

Anuncio publicitario

Los comentarios están cerrados.