DECLARACIONES DE EDUARDO TEJERA SOBRE PRESUPUESTO NACIONAL DEL 2019 APROBADO POR EL CONSEJO DE MINISTROS

El Presupuesto Nacional aprobado el viernes en el Consejo de Ministros fue de RD$ 921,810 millones, es claramente un presupuesto expansivo y en base a la misma política de financiamiento público y de elevados gastos. Es más de lo mismo. El gobierno es incapaz de revisarse y de comenzar una reforma fiscal integral, para sanear su débil base fiscal y su enormes gastos superfluos y el estado hipertrofiado con exceso de instituciones.

El aumento neto del Presupuesto 2019 es de RD$ 105, 247 millones, o US$ 2,126 millones, sobre el monto de este año, que representa un incremento muy alto. Es un aumento muy preocupante y agresivo. Por qué con doce años de déficit fiscales, es necesario aumentar el gasto en un año por esta suma. No se evidencia sentido de racionalidad o consolidación fiscal real. No hay cambio de modelo económico, ni de filosofía fiscal.

El Presupuesto Nacional se basa en un total de ingresos ordinarios de RD$ 689,930 millones y gastos totales de RD$ 765,455 millones, para un déficit de RD$ 75,525 millones o US$ 1,526 millones, que hay que financiar nuevamente con deuda interna y externa. El gobierno sigue su carrera de alto endeudamiento para financiar su expansivo déficit presupuestario.

Según lo informado, la meta es concluir con un déficit del gobierno central de 1.7 % del PIB, con la intención de bajarlo medio punto, un .5 % del PIB. No me parece esta meta poco realista y creo que no se va poder cumplir, porque por la alta expansión del gasto y las necesidades mínimas para concluir la planta eléctrica de Punta Catalina, de US$ 336 millones o más, el gasto real será más alto que lo proyectado. Creo que con suerte, el déficit fiscal real se mantendrá entre 2.2% y 2 % del PIB para el 2019.

El Congreso debe estudiar bien los detalles y partidas de gastos y los importantes montos de nuevo endeudamiento internos y externos, que tanto preocupa a los economistas y a la sociedad en general. Un país no puede seguir una permanente campaña de endeudamiento público, sin caer a la larga en una crisis fiscal o inviabilidad de deuda. El gobierno informó que el Presupuesto tiene obligaciones adicionales de RD$ 156,354 millones, llamadas aplicaciones financieras, que equivalen a US$ 3,162 millones. Una suma elevada que aumentará las grandes presiones financieras del Gobierno Central.

Eduardo J. Tejera

22 de septiembre de 2018

http://www.eduardotejera.com

Anuncios

Crecimiento de la deuda pública y sus límites

Vuelve sobre el debate nacional la gran preocupación por la elevada deuda pública, las constantes emisiones de certificados y letras por el Banco Central y la dependencia en el endeudamiento interno y externo del Gobierno Central. La discusión de la sociedad sobre este tema es muy válida y la preocupación legítima para cualquier ciudadano.

Todos sabemos la crisis de inviabilidad fiscal-deudas y sus nefastas secuelas, en que cayeron países como España, Portugal, Grecia, Italia, Irlanda y otros, que abusaron por décadas de altos déficit fiscales financiados con deuda pública. El Gobierno debe preocuparse, y no solo ver y autoelogiarse del corto plazo. Porque es cierto que el país crece y progresa, pero no incluyente y además tiene sus tumores cancerosos que tiene que extirpar.

Quiero señalar de antemano que prefiero y me gustan para el análisis de la evaluación de deudas, capacidad de pagos y los niveles de límites o techos, la medición en términos de cifras absolutas y en relación a los ingresos fiscales, no por el teórico e impráctico PIB. El servicio de la deuda, sean intereses y/o principal, se paga con el flujo de caja del Estado, que son los ingresos del Presupuesto Nacional, del Gobierno Central y del Consolidado.

La relación deuda/PIB es un indicador, de ejercicio matemático que no ayuda en nada al Ministro de Hacienda o el Director de Presupuesto. Para ellos esa medición es irrelevante. Por pragmatismo debe quedar claro que no se paga el servicio de la deuda con una expresión nada realista ni financiera, como el PIB, que es un indicador de la producción anual de bienes y servicios, resultado de un modelo econométrico siempre relativo.

Tampoco consuela a las autoridades del área económica ni les ayuda a pagar el servicio de la deuda hacer comparaciones estadísticas manejadas con otros países latinoamericanos, más cuando no son ningún ejemplo a seguir. Esos jueguitos y alardes de tecnicismos son como espejitos para anasteciar a los indios, que en este caso somos los dominicanos.

En nuestro país tenemos dos grandes emisores constantes de deudas, que son el Gobierno Central vía Hacienda y el Banco Central. Los dos se han endeudado demasiado por diferentes motivos, pero con los mismos fines de mantener artificialmente la estabilidad macroecómica, financiar el déficit fiscal, sostener la tasa de cambio, y volver a engancharse con nueva deuda para pagar intereses/principal de los títulos que se vencen. Un círculo virtuoso maravilloso.

Por ejemplo, el Banco Central a agosto de 2018 tiene colocado un total de RD$ 563,809 millones, equivalentes a US$11,300 millones de dólares. Una cifra que crece cada mes y camina imparable. Cuando en agosto de 2012 comenzó la era de los seis años del presidente Medina, la emisión del Banco Central era de RD$ 241,918 millones, lo que significa que ha aumentado en RD$ 321,891 millones (US$ 6,500 millones) en seis años, o en RD$ 53,648 millones por cada año. Es decir, la deuda del Banco Central se ha casi duplicado.

Para el Banco Central, según sus Estados Financieros, el costo financiero de los intereses de las emisiones ascendió a RD$ 69,187 millones a diciembre de 2017, que incluye RD$ 12,000 millones de descuentos y primas que se ganan en curiosa ventaja los intermediarios financieros y puestos de bolsas. ¿Por qué hay que dar un descuento tan grande, si los títulos tienen intereses atractivos?. Esos descuentos son un filete de beneficios para algunos.

De acuerdo a la Ley de Capitalización es el Gobierno Central quien debe tranferir y pagar ese costo, pero no lo hace, porque entiendo le debe como RD$ 50,000 millones al Banco Central. No creo que el Gobierno tenga la capacidad y voluntad de pagar por cuenta de otro. Sin embargo se sabe que preparan otro proyecto de Ley de Capitalización muy sensible, porque la actual ley está expirada, que algunos desean que se transfiera la deuda del Banco Central al Gobierno Central, lo que sería una operación financiera muy grande y delicada, de altísimo costo. Pero ese es otro tema aparte.

Como resultado de los gastos en operaciones y del costo financiero de las emisiones de certificados y letras, el déficit del Banco Central para el 2017 fue de RD$ 40,226 millones, una suma elevada, que al final tendrá que pagar el Gobierno con impuestos de los contribuyentes, incluyendo los Bonos de Capitalización, que son una transferencia de pasivos.

Veamos ahora la concentración de las emisiones consolidadas y en manos de quienes están, para evaluar la sanidad, riesgos y sensibilidad a largo plazo de estas colocaciones en el sector bancario, financiero y fondos de pensiones, lo que es entendible con un mercado bursátil tan incipiente y poco diversificado, pero que conlleva altos riesgos sistémicos. Examinemos:

Según CEVALDOM, el volumen de custodia y la distribución de las emisiones de Hacienda, están colocadas en los siguientes sectores inversionistas, a julio del 2018; 1) las Administradoras de Fondos de Pensiones RD$ 110,518 millones, 2) asociaciones de ahorros y prestamos RD$ 20,238 millones, 3) bancos múltiples RD$ 54,270 millones, 4) compañías de seguros RD$ 12,526 millones, 4) puestos de bolsas de valores RD$ 16,664 millones, 5) titulares físicos RD$ 21,307 millones, 6) sector financiero RD$ 45,464 millones y otros menores. Es decir, cerca de 80% de los valores están en manos del sector financiero, fondos de pensiones e inversionistas individuales. Una altísima concentración en varios sectores, que las hace muy vulnerables a la viabilidad fiscal y cambios en la tasa de interés.

Igualmente, según CEVALDOM, la custodia y distribución de las colocaciones de valores del Banco Central, es el siguiente; 1) administradoras de fondos de pensiones RD$ 208,666 millones, 2) bancos múltiples RD$ 102,963 millones, 3) empresas privadas RD$ 38,265 millones, 4) instituciones públicas descentralizadas RD$ 59,692 millones, 5) puestos de bolsas RD$ 10,225 millones, 6) titulares físicos RD$ 79,583 millones, 7) instituciones sin fines de lucro RD$ 11,717 millones y otros sectores menores. Otra vez la concentración de títulos en el sector financiero y fondos de pensiones es muy alta, algo delicado y volátil.

El Presupuesto Nacional del 2018 contempla nueva deuda interna por RD$ 70,000 millones (US$1,447 millones) de valores de Hacienda y US$1,500 millones en los nefastos bonos soberanos, para un total este año de nueva deuda de US$ 2,947 millones. Veamos las consecuencias. Para pagar los intereses de la deuda pública se asignaron RD$ 134,632 millones, o US$ 2,834 millones, o el 23 % de los ingresos tributarios. Para pagar amortizaciones de principal dedicaremos RD$ 126,676 millones, o US$ 2,560 millones este año. Esto es un gran incremento de los intereses pagados en el 2004, que ascendían a solo RD$ 15,300 millones. El servicio de la deuda, pues, atrapa y limita al máximo al Presupuesto.

El caso de los bonos soberanos a pago único a vencimiento es alarmante, porque se convertirán en deuda eterna. El total de bonos soberanos emitidos alcanzará este año la suma de US$ 13,076 millones, comparado con el saldo de bonos soberanos de US$ 2,774 millones al final del 2012. Un vertiginoso aumento de 500 %. A julio de 2018 el total de la deuda pública del Gobierno Central ascendió a US$ 31,400 millones, comparado con el saldo de US$ 19,463 millones en el 2012, que representa un aumento neto de US$ 11,937 millones en seis años, o US$ 1,990.0 millones por año. Un vigoroso ritmo de crecimiento de la deuda.

El incremento de las deudas de los dos grandes emisores de deuda pública han servido para sostener la relativa estabilidad cambiaria y para financiar los continuos déficit del Gobierno Central. El déficit (pérdida) del Banco Central de RD$ 40,226 millones, según su Estado Financiero del 2017 y del Gobierno de RD$ 86,999 millones, aprobado en el Presupuesto, ambos suman un total deficitario de RD$ 127,999 millones, o US$ 2,585 millones, una cifra muy respetable. Para pagar hoy o mañana estas deudas, los ingresos tendrán que salir de más impuestos, que le quitarán recursos a los sectores productivos y sociales. Una gran hipoteca sobre el futuro.

Finalmente, si sumamos el aumento de ambas deudas en los últimos 6 años tenemos una situación de adicción de deuda circular, que se financian y pagan con más deudas.

Cada vez dependemos más del mercado de capitales, lo que es un gravísmo riesgo. Este economía necesita de nueva deuda de cerca de US$ 2,500 millones cada año para sostenerse y crecer. Está atrapada. Cualquier cambio cambiario, de tasas de interés o presupuestario interno, o externo de aumentos de tasas de interés, crearía un problema, tipo el actual de Argentina.

Uno se pregunta, ¿por qué el Banco Central desde el 2004 se ha embarcado en una política constante de colocación de certificados y letras, para recoger dinero en circulación, como medida de restricción monetaria? La explicación, entre otras, es que hay un círculo vicioso en el sistema. Mientras más endeudamiento del gobierno y los dólares entregados, hay más expansión monetaria, que tiene que ser compensada, con emisiones de contracción del Banco Central. Uno expande, y el otro contrae.

Claro a esta situación deuda-monetaria hay que añadirle la política de Banco Central de mantener manejada la tasa de cambio y de acumular altas reservas monetarias, comprando dólares en el mercado, pagandolos con certificados y notas, con buenos descuentos para los que venden divisas. Lindo negocio para los intermediarios. Ambas causas, crean una formidable bola de nieve ad-vitum.

Por último,  el problema de la alta dependencia del endeudamiento público, crea un círculo vicioso muy peligroso de reenganches de bonos soberanos, que llevará al país a una posible crisis fiscal y de deuda, de no tomarse medidas urgentes de corrección, como la reforma fiscal integral, por el lado de los ingresos-impuestos y de gastos. El Estado tendrá que racionalizarse y eliminar el exceso de centros, consejos, institutos, comisiones y nombramientos con duplicaciones de funciones, clientelismos y más de 200,000 botellas.

El gobierno y el país debe preocuparse y actuar, y no dormirse en sus laureles autocomplacientes. Solo nuevas reformas estructurales y el cambio de modelo económico evitará el mal camino hacia el abismo en que estamos embaucados, sin aceptar las realidades a largo plazo. Como no cambian el modelo económico, será tarea de la sociedad cambiar al modelo político. Es decir, cambiar al PLD, en cualquier versión o tendencia.

Eduardo J. Tejera

1 de Septiembre 2018

http://www.eduardotejera.com

Antonio Imbert Barreras, Héroe Nacional

Al celebrarse este año un aniversario más del 30 de mayo de 1961, fecha nacional en que un grupo de valientes hombres ajusticiaron al dictador Rafael L. Trujillo, se observó que en algunas publicaciones, portarretratos y homenajes, que se regateaba la calidad de héroe nacional del General Antonio Imbert Barreras y algunas personas inclusive han pedido que se le retire esa distinción tan merecida. Por qué este ensañamiento contra Imbert Barreras? Esto es algo muy ingrato y son expresiones del más puro sectarismo de los 70´s. Todos los patriotas del 30 de mayo fueron hombres que sacrificaron sus vidas en aras de eliminar a un tirano que había sometido al país con la mayor crueldad y despotismo por 31 años.

Todos son considerados por la historia como patriotas y héroes que ofrendaron sus vidas por un ideal superior: el nacimiento de la democracia y las libertades públicas. Nadie debe escamotear y regatear la heroicidad de sus acciones y la enorme trascendencia política y social del magnicidio. Con la muerte de Trujillo nació la democracia dominicana. El General Imbert Barreras fue un hombre muy valiente que arriesgó su vida y la de su familia para darle muerte al dictador. Fue de los que en la refriega le dio varios tiros directos al tirano, igual que Antonio de la Maza, otro singular patriota.

Solo dos sobrevivieron ese episodio de máxima trascendencia en el Siglo XX; Luis Amiama Tió y Antonio Imbert Barreras, que con suerte, astucia y valentía lograron salvar sus vidas. Todos los demás murieron en la acción o varios meses después fueron asesinados cobardemente por Ramfis Trujillo. Todos sufrieron fuertes y crueles torturas y murieron con el máximo honor y ese heroísmo mutiló la felicidad de todas sus familias para siempre. Esa condición de héroes no se debe regatear por posteriores filiaciones políticas o sectarismos divisionistas de tinte ideológico desfasado.

Don Antonio Imbert Barreras fue declarado héroe nacional porque fue un hombre que ofreció su vida para darle muerte a Trujillo, junto con los demás patriotas que participaron en la conjura. Con esa sola actuación consagró Don Antonio, su calidad humana y patriótica y por eso en 1962, junto con Luis Amiama Tió, fue distinguido por el Gobierno con la declaración de Héroe Nacional y el rango de general vitalicio.

Fue héroe por su valentía y elevado sentido del deber, porque se jugó su vida y porque esos hombres de 30 de mayo abrieron las puertas a la libertad que desde entonces disfrutamos como nación y pueblo. Don Antonio, con esa acción aquella noche del 30 de mayo de 1961 tocó las puertas de la historia y entró a la inmortalidad, junto a los demás héroes que participaron en el magnicidio.

La inquina de algunos pocos contra Imbert Barreras es de carácter política e ideológica desfasada y por viejos rencores mezquinos, por algunas de sus actuaciones posteriores, lo que no es justo ni dable en la historia. Todo viene por su postura asumida en la dolorosa Guerra de Abril de 1965. Ahí se dividió el país y surgieron dos bandos, que hasta hoy sus viejos participantes disputan sus diferencias después de 53 años.

El regateo de parte de la izquierda democrática y obvio de los comunistas de entonces, fue por haber formado con el apoyo de los norteamericanos el Gobierno de Reconstrucción Nacional, que realmente administró el país por cinco meses. En el otro lado, estaba el Gobierno Constitucionalista dirigido por el coronel Francisco Caamaño, que controlaba una parte de la zona colonial y resistió con dignidad con sus seguidores los ideales que defendían. Ambos representaban el país dividido de esos difíciles meses.

Ambos gobiernos, nos guste o no, fueron el producto de las circunstancias de un crítico momento histórico dominicano a cuatro años de la muerte de Trujillo y dentro de un contexto extremo de la Guerra Fría, entre dos ideologías muy opuestas que exponían las dos superpotencias mundiales y con la revolución castrista en plena efervescencia y con su tesis de exportar su revolución comunista y después de la crisis nuclear en Cuba en octubre de 1962, que dejó su impronta de tensiones en la geopolítica mundial.

Había, pues, grandes temores en la población y existía en Hispanoamérica y el Caribe un fuerte nerviosismo político, por los avances de la extrema derecha militar y por los mismos avances de los movimientos comunistas. Fue una época confusa de todos tipos de extremismos de derecha trujillista, de conservadores e centro-izquierda democrática, de comunistas castristas, maoístas, pro-rusos y anarquistas. Hay que leer bien la prensa de esos años, para poner las cosas en su contexto histórico del momento.

La Guerra de Abril comenzó por un golpe de estado y lucha entre dos bandos militares. Fue una guerra civil en el fondo. Se complicó cuando asustados por la rebelión popular constitucionalista los norteamericanos invadieron el país. Con solicitud del Coronel Pedro Bartolomé Benoit o no, los norteamericanos iban a invadir de todas formas. La carta de Benoit y dos coroneles más de la Junta de San Isidro, solo fue una farsa protocolar de los norteamericanos. El anti comunismo activo de la época y la política estadounidense de no permitir otra Cuba, no daba lugar para interpretaciones. Ellos invadieron por su visión y temores geopolíticos. La posición norteamericana y del Presidente Johnson y su gabinete está muy clara en los informes y cables desclasificados.

Antonio Imbert Barreras ni ningún político o militar dominicano fueron la causa de la invasión. Ninguno la deseaba, y lo cierto es que los líderes de los dos bandos enfrentados se tuvieron que resignar ante la realidad y manejar esa nueva circunstancia. Para evitar un 1916, no había otra salida que negociar y pactar. En medio de la guerra fría, Estados Unidos invadió, por sus causas e intereses propios. Cierto es que no debió invadir y fue un acto de injerencia paternalista extrema.

Tampoco era cierto que los jefes Constitucionalistas fueran comunistas, para nada. Quizás ayudó a salvar muchas vidas en una guerra fratricida, pero la invasión frustró un proceso interno que venía desde el 1961, que debieron resolverlo los dominicanos solos. Pero la política norteamericana de 1965 no quiso tomar riesgos con. Actuó velozmente, con o sin razón. Para ellos, razón de Estado.

Don Antonio aceptó formar el Gobierno después de una invasión consumada, y junto con su Gabinete, en aras de buscar un equilibrio interno y una salida para que el país volviera a la normalidad y los americanos se fueran. Fue un patriota en ese difícil momento, pues sino aceptaba formar un Gobierno Nacional, probablemente los norteamericanos hubieran convertido la intervención en una ocupación militar, como sucedió en 1916. La época y mentalidad había cambiado desde la primera ocupación, y prefirieron ayudar a crear un gobierno dominicano que llevara la administración pública, las finanzas, las nóminas, los puertos y mantuviera la economía en movimiento, como en efecto sucedió.

Por su lado Caamaño con la invasión se creció, de ser jefe inesperado del bando Constitucionalista, se convirtió en el líder que enfrentó la invasión y junto con Imbert Barreras, los dos bandos negociaron separados durante tres meses la salida de las tropas norteamericanas y de la OEA. Pero de ahí nació otro héroe para muchos. Ambos negociaron con la realidad, con las circunstancias y fueron pragmáticos e inteligentes. Mejor negociar una salida del invasor, que tener una ocupación militar de varios años.

El General Imbert Barreras — ayer como hoy — respetaba como el 95 % de los dominicanos a los norteamericanos, pero nunca fue un entreguista, ni vendió a su patria. Como otros políticos, militares, empresarios y la ciudadanía en la historia dominicana, tuvieron que aceptar la realidad del intervencionismo norteamericano y buscar la forma de mantener vivas las instituciones nacionales.

El General Imbert Barreras en verdad se echó encima una responsabilidad innecesaria y delicada. Se echó una vaina, por la que aún sus enemigos lo persiguen como un fantasma de otra época. En dos ocasiones históricas Don Antonio actuó con suma responsabilidad, valentía y patriotismo. No sólo él actuó así, sino su gabinete, los altos empresarios y la mayoría del pensamiento de centro y conservador que representaba el 70 % de la población nacional. Por sus dos actuaciones responsables en 1961 y 1965, en el 1967 fuerzas oscuras lo ametrallaron a tiros y casi lo mataron en plena capital.

El Gobierno de Reconstrucción Nacional, igual que el Gobierno Constitucionalista, ayudaron y fueron fundamentales, para darle estabilidad y paz al país, despejar toda duda de una guerra civil violenta y de sentar las bases para primero formar el gobierno provisional con García Godoy y después para que se celebraran las elecciones en 1966.

Los grandes pro hombres se miden por sus grandes actuaciones en momentos esterales. Por ejemplo, se admira a Pedro Santana que ganó todas las batallas contra los haitianos y selló la independencia, o lo rechazamos por su malogrado anexionismo de 1861? Admiramos o no, a Carlos Morales Languasco que en 1905 pactó el Modus Vivendi y evitó la injerencia militar de acreedores europeos o lo rechazamos por firmar la realidad? Admiramos o no a Ramón Cáceres, por aprobar la firma en 1907 de la Convención Domínico Americana que solo representó firmar la realidad existente desde décadas, pero que evitó una ocupación militar norteamericana en pleno imperialismo de T. Roosevelt?

Admiramos a Horacio Vásquez que junto con Cáceres mató al tirano Lilís en 1899 y que en 1924 fue el primer presidente electo democráticamente después de la desocupación o lo criticamos por su reelección en 1928 o por ser débil e ingenuo con el joven General Trujillo que lo traicionó en 1930? Se admira al Balaguer títere de Trujillo, al represor autoritario de los Doce Años o al reformador de los Diez Años? Se admira al Bosch demócrata liberal de 1962 o al marxista no leninista de 1973, o al que juntó con sus discípulos pactó en 1996 con su enemigo ideológico de la ultra derecha para frenar al líder Peña Gómez? ¿Vamos a interpretar la historia de manera selectiva o se respeta?

Se admira al Caamaño trujillista pre 1961, al demócrata constitucionalista de 1965, o se le rechaza porque en el 1973 entró con una pequeña fuerza guerrillera comunista entrenada en Cuba para tumbar al gobierno constitucional de Balaguer? No fui nunca balaguerrista, pero era el gobierno constitucional legítimo. ¿Qué se hace en cada caso?  ¿A quien se admira y quien se le rechaza después? Estimo que hay que respetar la historia y sus grandes personajes por sus actuaciones en los grandes momentos claves históricos.

En resumen, en mi opinión el general Antonio Imbert Barreras debe ser reconocido como lo que es, un héroe nacional y se le debe rendir respeto y admiración por jugarse la vida el 30 de mayo en que el grupo de patriotas ajusticiaron al tirano. Todos los que ayudaron y participaron en la conjura son patriotas y héroes, por arriesgar y sacrificar sus vidas para darle a este país libertad y democracia. Imbert Barreras fue un hombre de su momento, como dice Ortega y Gasset, el hombre y su circunstancia.

Don Antonio Imbert Barreras le dio el frente con su hombría, coraje y responsabilidad a cada momento político que le tocó vivir. Fue un hombre sencillo, decente y con los años un gran conciliador y protector de revolucionarios de la ira de los Doce Años. Considero que por los tiros que le dio a Trujillo es héroe para la eternidad. Lo demás es politiqueo circunstancial mezquino, que pronto desaparecerá con las nuevas generaciones que no están contaminadas por las pasiones del pasado.

Eduardo J. Tejera

http://www.eduardotejera.com

3 de junio de 2018

Transparencia y Rendición de Cuentas  

El gobierno central y sus múltiples instituciones hablan mucho sobre la política de transparencia que ejecutan y exhiben en vastos anuncios pagados en la prensa sobre su rendición de cuentas y apertura a la información pública. Sin embargo, la pregunta qué nos asiste, ¿es esta transparencia real y extendida al gobierno central y las entidades autónomas? Es algo cierto, o solo mucha campaña mediática y demagogia publicitaria.  ¿De verdad, el gobierno brinda informaciones y datos financieros, comerciales, de costos de proyectos, limpieza de subastas, de escaladas de precios y de los reales gastos por partidas que se presupuestan cada año?

Mi respuesta es negativa. En el país el gobierno ha mejorado en algo las informaciones, pero de cifras e informaciones generales y selectas. Hay entidades que han mejorado bastante y otras nada. Por ejemplo, el Banco Central, Hacienda y Dirección de Presupuesto han mejorado sus informaciones en sus portales por internet. Pero podrían mucho más y más amplia las informaciones y datos. Falta mucho por hacer público y transparentar. Las distintas Superintendencias de Bancos, Valores, Pensiones y Electricidad han mejorado también, pero no realmente en todo lo posible. Pero son las que brindan más informaciones en internet o en publicaciones.

Los peores son los ministerios, entidades autónomas, y agencias y centros que manejan muchos proyectos y recursos. No publican mucho, instituciones como Obras Públicas, Salud, Educación, Industria y Comercio, CDEEE, OISOE, INDHRI, los dos Metros, el Teleférico, informaciones detalladas sobre los costos de Boca de Cachón, La Barquita, Ciudad Juan Bosch, Presa Monte Grande y las tres Distribuidoras. Igual la rendición de cuentas en informes y auditorias de los proyectos de autopistas, infraestructuras, la planta de Punta Catalina, y así cientos de obras, que no se publican informes de costos, avance de obras, de sobre costos, de financiamientos y del precio final del proyecto.

No existe rendición de cuentas reales ni transparencia, comparable con países organizados. No hay un e-gobierno electrónico, ni un deseo de realmente informar, por temor a las críticas o a que se conozcan verdades indeseables. Esta opacidad fomenta la corrupción. Todavía son las instituciones autónomas las que menos publican en sus páginas web, informes o estados financieros, auditorias de obras, ordenes de compras y relación de pagos por instituciones mensuales, semestrales y anuales.

Ni el gobierno central ni las instituciones estatales publican estados financieros de obras mensuales en sus portales, ni informes detallados de costos y gastos de sus obras. Los ayuntamientos y alcaldías tampoco publican nada, son los peores. Lo poco que se conoce o informan los funcionarios lo hacen vía esporádicas declaraciones públicas, en discursos de inaguraciones, entrevistas televisivas y todo de manera informal. La falta de transparencia es la fuente de corrupción y delpilfarro en los gastos públicos.

Daré algunos ejemplos, para aterrizar el tema de la transparencia y cifras de rendición de cuentas. Nunca se ha publicado informes o auditorias finales de los costos originales y costos finales de Metro I y II, El Teleférico, tampoco lista de contratos con suplidores con sus montos, mecanismos de adjuduciación de obras, estados financieros con sus anexos, informes de costo final o los presupuestos detallados mensuales y anuales. OPRET solo presenta el cuadro de las asignaciones aprobadas en el Presupuesto Nacional, pero nada de sus costos, ejecución presupuestal, gastos, subsidios, ingresos y egresos y pérdidas operativas. Todo es un misterio. Solo se conocen cifras generales ofrecidas en ruedas de prensas y breves discursos, pero nada formal por escrito.

De los proyectos de viviendas Boca de Cachón con 537 apartamentos a un costo de RD$ 755 millones, ejecutado por Ministerio Administrativo de la presidencia y La Nueva Barquita con 1,750 unidades, por RD$ 4,000 millones, ejecutada por la entidad URBE, Obras Públicas y Ministerio Administrativo de la presidencia, se conocen también solo datos financieros muy vagos y generales. En los Presupuestos Nacionales anuales se señala la cifra global aprobada, pero después no se publica nada o poco de los costos de ejecución y los comparativos. No se conocen informes o actas de licitaciones. Pero no hay una formal rendición de cuentas oficial, ni auditoria finales.

URBE y el presidente Medina en la inaguración informaron en declaraciones a la prensa que costó RD$ 4,000 millones, para construir 1,750 apartamentos, de 68/73 M2 c/u y beneficiar a 1,450 familias. El costo por apartamento ascendió a RD$ 2.3 millones por unidad, el doble de un proyecto privado, y eso que los terrenos fueron donados por el estado y la construcción realizada por Obras Públicas. Estas obras sociales son necesarias, pero están mal concebidas y muy caras. Los costos unitarios de apartamentos no se conocen con exactitud, costos avenidas, terrenos, iglesias, polideportivos, 73 locales comerciales, acueductos, etc. Pero volvemos, no existen informes finales de costos de obras ni cifras y presupuestos detallados publicados en la página web de la URBE o en informes para el público.

El INDRHI ahora vuelva a recuperar el proyecto de la Presa Monte Grande con un costo global superior a US$ 300 millones, sin que ese explique con presupuestos detallados y anexos, los vertiginosso aumentos de costos. Todo otra vez es un misterio. Nada se publica, solo por declaraciones de prensa. La OMSA de transporte ha sido un caso escándaloso. Como una mafia operaraba sin presupuestos, licitaciones, contratos de obras de suplidores de amigos compañeros del partido, sin tradición comercial. Ahí no hay ninguna licitación ni proceso de transparencia económica mínima.

Los proyectos de la CDEEE es algo ya fuera de toda mínima gobernanza y prudencia. La planta de Punta Catalina es un misterio. Se calcula que tiene un sobre costo mínimo de US$ 800 millones y ahora el estado dominicano está demandado en arbritraje en Nueva York por US$ 700 millones, un verdadero problema legal económico. No hay Presupuestos detallados, causas de aumentos de costos, licitaciones administrativas internas maquilladas, gastos financieros increíbles.

Para defenderse, el gobierno en medio de un proceso de acusaciones con empresarios y políticos aliados de Odebrecht, interfiriendo con la Justicia, creó por Decreto una Comisión de Investigación, ligera, complaciente y con miembros cómplices y/o comprometidos. Todo fue una jugada política publicitaria, pero nada de rendición de cuentas ni de transparencia comercial-financiera. Eso es un coto cerrado.

Respecto a transparencia en las estadísticas fiscales y monetarias, queda mucho por hacer del conocimiento del público. Se publican cifras globales y generales, pero no detalladas y analíticas. Por ejemplo, Hacienda, Dirección de Presupuestos o Contraloría, no publican las cifras mensuales y anuales del número de empleados públicos, desglosados por gobierno central y entidades autónomas, con sus totales.

No existen publicadas cifras sobre la nómina de empleados, cuadros de clasificación por rango de sueldos y extras. Todo es un misterio. Se dice en la prensa que el total de empleomanía pública — gobierno central y entidades autónomas — es más de 650,000, pero no se conoce con exactitud, como tampoco cuanto ha aumentado desde 2000, 2004, 2012 y al 2018. Se necesita esa real transparencia. Quisiera ver cuadros de los rangos de sueldos de todos los empleados del gobierno central, autónomas y consejos.

El Banco Central tiene un buen portal de información, quizás el mejor del país. Pero se puede seguir mejorando y brindando más datos sensibles y necesarios para el análisis de la política monetaria y creditica. Por ejemplo, debería publicar mensualmente los rangos por montos del crédito bancario privado, para conocer el grado de concentración por empresas e individuos, y los rangos y concentración de préstamos por sectores.

Se estima que existe gran concentración en el crédito, lo que afecta el crecimiento equilibrado y el empleo. Debemos de entrar en la composición y rangos de los créditos privados. Igual, debería brindarse cifras de la composición, rangos por montos y plazos, de los Certificados que emite y del ahorro bancario. Hay cifras globales, pero no clasificadas por rangos, para saber la concentración y la diversificación.

El Ministerio de Obras Públicas no publica casi nada o nada en su página portal web, sobre la ejecución de cada proyecto vial y de infraestructura. Se publican fotos, ruedas de prensa e informaciones parciales, pero nada de la ejecución, costos, calendario y egresos por proyectos. Es una enorme falta de información y transparencia. OISOE publica aún menos. Esa institución es un misterio. No publica ni pone en su página portal ninguna información financiera y de gastos, egresos, de ejecución de obras, costos y rendición de cuentas. Solo publica pequeños listados enunciativos de algunas obras, sin cifras económicas, que no tiene ningún uso práctico.

En general, para no entar en más detalles, es obvio que en el país no existe una real concepción moderna de transparencia y rendición de cuentas. El gobierno informa y exhibe lo mínimo con informaciones parciales. Las páginas portales web de las instituciones, son para promover las fotografías de cada titular, y para informar, de talleres, cursitos o cualquier evento menor. Pero no hay informaciones económicas relevantes, informes de ejecución de obras con datos financieros y autidorias finales.

Las organizaciones de la sociedad civil, la oposición política y las universidades deben presionar por un gobierno electrónico real y moderno, a la altura de la tecnología. El e-gobierno es esencial para la democracia y la lucha contra la corrupción, para poner en evidencia los proyectos con sobre costos y las mafias en contrataciones de bienes y servicios.

Eduardo J. Tejera

9 de mayo de 2018

El Libro “Llamada de la Tribu” de Vargas Llosa

La obra La Llamada de la Tribu es el libro más de reciente, de marzo de 2018, del laureado escritor y pensador Mario Vargas Llosa. Es un libro sobre el pensamiento político, cultural, económico y social del liberalismo en el siglo XIX y XX.  Como señala, es como una autobiografía de las lecturas y la evolución del pensamiento del mismo Vargas Llosa. No es una novela, sino un brillante ensayo cultural y de doctrinas políticas de los grandes pensadores liberales. Su lectura es una delicia, erudita y amena.

Cada capítulo es un ensayo de un escritor, filósofo, economista o gestor de la cultura y de las ideas. El concepto del liberalismo que reseña y narra Vargas Llosa, por supuesto no es solamente político, sino en su acepción más amplia cultural, filosófico, económico y social. El autor en sus ensayos individuales describe, analiza y explica con sabiduría y criterios documentados, el pensamiento de Adam Smith, José Ortega y Gasset, Friedrich August von Hayek, Karl Popper, Raymond Aron, Isaiah Berlin y Jean-Francois Revel.

Salvo Adam Smith, el brillante autor de la obra La Riqueza de las Naciones, todos los demás escribieron sus ensayos, obras y dictaron conferencias durante los traumáticos años del siglo XX, con la entrada de la revolución comunista en Rusia, el nazismo en Alemania, el fascismo en Italia, y diversos movimientos anarquistas en Europa. Por tanto, estos pensadores concibieron el liberalismo como una doctrina contrapuesta y opción a los totalitarismos y centralismos de esos Estados de la época. El liberalismo puro también cuestionaba ciertas democracias occidentales que integraban ideas de políticas e intervenciones que para ellos chocaban con su concepto más vital y puro; la libertad.

Debo aclarar los conceptos básicos del liberalismo filosófico, económico, político y cultural de estos grandes pensadores que han ejercido profunda influencia en la historia y en el presente en el debate de las grandes ideas de la humanidad. Estemos o no estemos de acuerdo con cada parte de sus diversos dogmas, lo cierto es que han influido consciente e inconsciente en el mundo, tanto en países que se declaran comunistas, socialistas de Estado centralizado, socialistas democráticos, capitalistas en sus diversas etapas y formas y socialdemócratas.

Explica Vargas Llosa como Adam Smith filósofo y moralista escocés del siglo XVIII, tanto en su obra La Teoría de los Sentimientos Morales(1759), como en su obra maestra, La Riqueza de las Naciones (1776), fue describiendo las bases y teorías esenciales del liberalismo, sin que él mismo fuera consciente de su enorme impacto en la humanidad. Vargas Llosa sorprende por sus conocimientos económicos y por conocer el verdadero y profundo pensamiento filosófico del excéntrico profesor Smith, que economistas, ideólogos y articulistas del siglo XX, han deformado tanto a través del tiempo.

Describe que la esencia del liberalismo es la libertad en diferentes vertientes; la libertad política y el derecho a elegir, la libertad económica con el concepto básico de la propiedad privada como elemento vital de las libertades, la libertad cultural y religiosa con la necesidad de tolerancia a todas ideas, aún las contrarias, y la necesidad de liberarse de dogmas rígidos sean políticos, religiosos o económicos, que atrasan el desarrollo, la innovación, el comercio y la sociedad libre. Smith estaba en contra de las desigualdades sociales, la nobleza rica y parasitaria y el exceso de poder de los reyes.

Sobre el pensamiento del gran filósofo y economista liberal austríaco Friedrich von Hayek, escribe un ensayo muy interesante y versátil, sobre esto complejo pensador que rechazó todos los modelos totalitarios de izquierda o derecha, por su eliminación de la libertad política, que consideraba la madre de todas las libertades. Von Hayek escribió sus dos obras más trascedentes el Camino de Servidumbre (1944) y La Constitución de la Libertad (1960), más numerosos ensayos y conferencias. En todas atacó con elementos teóricos y prácticos la economía planificada centralizada, el comunismo por eliminar la propiedad privada y libertades públicas e individuales y por ser un sistema cerrado dogmático dirigido por burócratas. Para él el comunismo sería siempre un fracaso.

Para von Hayek la propiedad privada, las libertades civiles, la protección y respeto de las leyes, la libertad religiosa, son elementos de una libertad cultural y filosófica más amplia en el cosmo de la vida social del hombre. Con Karl Popper y Isaiah Berlin, fueron tres columnas brillantes contra los totalitarismos, y fueron ardientes defensores de la libertad y el individualismo, como motor de los avances de la ciencia y la cultura.

Vargas Llosa narra con detalles y citas de cartas la polémica entre von Hayek y el gran economista y humanista John Maynard Keynes, que en los años de la Gran Depresión formuló en varios libros su célebre crítica al capitalismo clásico y liberal. Demuestra la amistad y respeto entre ambos, y cómo von Hayek reconoció algunas de las teorías keynesianas, frente a la realidad de políticas públicas de su época. Ambos compartían la idea de la necesidad de la propiedad privada, la libertades del hombre, la democracia y el pluralismo cultural y filosófico. Sus diferencias fueron en materia de la intervención del Estado en regular al mercado y su rol en activar el crecimiento y el empleo.

En otro ensayo, el autor realiza una excelente interpretación muy original, sobre las raíces y la doctrina liberal del filósofo español José Ortega y Gasset, ideas que repartió en dos obras de gran impacto; España Invertebrada (1922) y La Rebelión de las Masas (1930). Vargas Llosa desentraña ideas poco conocidas del gran pensador español. Para Ortega y Gasset comenzó el predominio de las masas populares, sobre las élites que habían guiado y controlado los países. Pensaba que había que salvar el individualismo, que entendía podía ser solidario y justo, sobre la dictaduras de las masas controladas políticamente.

Desde el 1930 Ortega y Gasset tenía el temor que se crearan nuevas élites dentro de las masas con líderes mesiánicos populistas que dominaban a su voluntad sobre los pueblos. Estas ideas iban contra los totalitarismos, el nazista de Hitler y el comunismo de Lenin-Stalin y la imposición del partido único, y una sociedad cerrada sin libertades. Abogaba por una libertad individual, y libertades públicas, y fue un ferviente demócrata que apoyó la República española, hasta que cayó en un gran caos y entonces se fue a Francia y Portugal. Para el filósofo, la libertad cultural y de ideas era fundamental para el progreso.

Dos personajes que había leído, pero yo no conocía tanto, Vargas Llosa los describe y descifra con claridad y maestría, a Karl Popper y Isaiah Berlin, dos filósofos de poderosa profundidad e influencia en el siglo XX.  El austríaco Popper fue un pensador original y agudo. Nació y estudió en Viena y a la llegada del nazismo emigró a Nueva Zelanda y el Reino Unido. Fue profesor por muchos años en London School of Economics y universidades norteamericanas. Escribió obras de gran impacto como, La Miseria del Historicismo (1944), La Sociedad Abierta y sus Enemigos (1945), y la Lógica de la Investigación Científica (1934), entre otras obras, ensayos y artículos.

Popper ejerció gran influencia con sus ideas filosóficas sobre la libertad y la propiedad, y atacó toda forma de dictadura totalitaria. Su libro de mayor influencia política y económica fue La Sociedad Abierta y su Enemigos, una obra que influyó en las doctrinas neoliberales posteriores, junto a von Hayek. Sobresale su amplio concepto de la libertad del hombre y su defensa de economías abiertas y de mercado, unido a democracias representativas. No fue un reaccionario político, sino un liberal de ideas abiertas sobre la libertad del hombre y la sociedad. Abogaba por la justicia, la tolerancia, la eliminación de la pobreza, que veía amenazadas por regímenes de la extrema derecha e izquierda.

El ensayo sobre el filósofo social y de las ideas Isaiah Berlin de Vargas Llosa es sumamente interesante y penetrante. Lo reseña y describe con rigor y erudición. Es revelador de un pensador complejo con un concepto singular de la libertad en toda su amplitud. Nació en Riga, Letonia en 1909, cuando formaba parte del Imperio Ruso. De temprana edad su familia se mudó a San Petersburgo y fue testigo de la revolución de 1917 y toda su violencia. Este episodio marcaría su vida y pensamiento y su oposición a las dictaduras y al mesianismo en nombre de los pueblos.

Berlin se trasladó a Inglaterra y fue un activo profesor de Oxford, donde fundó el Wolfson College que dirigió por nueve años. De joven no escribió muchos libros, sino ofreció sus enseñanzas por medio de la conversación, artículos en revistas académicas y conferencias. Se dice que fue un hombre carismático y un intelectual accesible y muy amable y un gran conversador con sus estudiantes y colegas docentes. Pero su prédica e ideas tuvo una profunda influencia durante el resto del siglo XX. Escribió una biografía crítica de KarlMarx; Su Vida y su Entorno (1939), Cuatro Ensayos sobre la Libertad (1969), Vico y Herder: Dos Estudios de Historia de las Ideas (1976), Pensadores Rusos (1979) y su influyente obra Contra la Corriente (1979), entre otras.

Fue un agudo crítico con base teórica contra los totalitarismos y las dictaduras que eliminan las libertades. Luchó contra el nazismo y en sus escritos rechazaba la tiranía de Stalin. Berlin tenía un concepto original de la libertad, la positiva y negativa, que es sumamente interesante. Vargas Llosa con meridiana claridad y pluma ágil explica el pensamiento de Berlin y su forma vertical de exponer el liberalismo cultural y filosófico, como forma de vida personal y colectiva.

La mayoría de sus libros fueron recopilados de artículos y ensayos por su discípulo de Oxford, Henry Hardy, quien público la mayoría de sus obras. Berlin estudió y escribió sobre todos los principales pensadores, desde Platón a Marx, que crearon doctrinas utópicas e ideas que consideraba elitistas y contrarias a las libertades del individuo y a la concepción pluralista y tolerante de la sociedad.

En resumen, La Llamada de la Tribu del erudito escritor y pensador Mario Vargas Llosa, es una obra muy informativa y culta, que hará pensar a cualquier lector. Su estilo y narración es siempre interesante y atrayente. Resalta a través de los pensadores analizados como el concepto del liberalismo es mucho más complejo y profundo, que los simples clichés de etiquetas de derechas y de izquierdas.

Revela como todos al creer en la propiedad privada, en las libertades, en la democracia, en el pluralismo y la tolerancia, tenemos mucho de liberal, aunque seamos socialdemócratas, socialistas democráticos, progresistas o conservadores de centro o derechas. Los personajes reseñados describen un nivel más alto, culto y filosófico de la idea de la libertad y la sociedad mixta y compleja moderna. Vargas Llosa hace una excelente disertación de estos clásicos del liberalismo occidental, que muchas veces son tan pocos entendidos, que no se comprende lo mucho que han influido en nuestras vidas.

Eduardo J. Tejera

http://www.eduardotejera.com

23 de abril de 2018

Economista Eduardo Tejera apoya proyecto de amnistía fiscal de Faride Raful

Consideró que el sector privado y las organizaciones empresariales deben apoyar este proyecto y más bien ampliarlo para dar una amnistía de seis meses para corregir los doble sueldos, el valor de los patrimonios y el impuesto a la propiedad

SANTO DOMINGO, República Dominicana.- El economista Eduardo Tejera expresó este viernes su apoyo al proyecto de amnistía fiscal sometido a la Cámara de Diputados por Faride Raful, diputada por el Partido Revolucionario Moderno (PRM), a través del cual se podría otorgar un perdón fiscal a los contribuyentes, luego que la DGII iniciara un proceso de cobros por supuestos atrasos en la tributación.

Mediante un comunicado remitido a la prensa, Tejera afirmó que es un proyecto económico y socialmente justo y en la dirección equilibrada de gradualmente con flexibilidad, reducir la evasión tributaria sin atropellos y con  soluciones de pagos viables.

Consideró que el sector privado y las organizaciones empresariales deben apoyar este proyecto y más bien ampliarlo para dar una amnistía de seis meses para corregir los doble sueldos, el valor de los patrimonios y el impuesto a la propiedad (IPIS).

Tejera refutó las declaraciones del senador Galán, respecto a que no está de acuerdo con la amnistía porque es innecesaria por solo 600 casos (este dato es falso e incorrecto) o porque produce inequidad. Solo en el sector público hay más de 20,000 personas con doble sueldos y pasa igual en el sector privado.

El economista expresó que la mayor inequidad e injusticia ocurre ahora, pues los políticos y sus fundaciones y muchos empresarios realmente no cumplen cabalmente con sus obligaciones tributarias, y son una gran fuente de evasión impositiva.  Por ejemplo, Tejera dijo, acaso los senadores y diputados pagan impuestos por los ingresos de dietas y cofrecitos y por el amplio patrimonio que tienen.

“¿No es esto una gran inequidad?”, preguntó el economista.

Para Tejera, lo mejor para una campaña gradual contra la evasión es tener en cuenta que la evasión o incumplimiento total, ha sido el producto de la poca cultura tributaria existente y las debilidades institucionales.

Enfatizó que además de la amnistía fiscal propuesta por la diputada Raful, este proyecto debería ampliarse para que las personas puedan regularizar los valores patrimoniales y las rentas, con mecanismos justos y realmente flexibles, como eliminar  las multas, los cargos por moras y altos intereses que cobra la DGII que representa usualmente el 50 % de la renta imponible, porque se hace inviable que el ciudadano o la empresa se regularice a menos que se ofrezca un plan de pago realista de 6 a 12 meses y eliminen los sobre cargos.

Señaló que ahora regularizar y querer cumplir es un problema económico, por todos los recargos de multas, moras e intereses acumulados y por dar un plazo de pago de solo dos o tres meses, lo que es impráctico e irreal para la clase media y empresarial mediana.

Tejera exhortó al senador Galán a que celebre vistas públicas y reciba más opiniones de los empresarios, profesionales y ciudadanos, para que oigan todas las campanas y busquen el equilibrio justo y no solo escuchar la obvia opinión del Director de la DGII.  El anteproyecto de la diputada Raful debe ser considerado como una iniciativa seria que debe ser discutido en vistas públicas y en ambas Cámaras del Congreso.

Eduardo J. Tejera

Artículo publicado en acento.com.do

http://www.eduardotejera.com

PRM; El Derecho a Escoger y la Legitimidad

Desde que se cerró el período de inscripciones de candidatos electivos para la nueva dirección del Partido Revolucionario Moderno (PRM), y se anunciaron los nombres registrados, algunas voces han cuestionado que se hayan escogido a dos excelentes candidatos. Unos le llaman que fue por acuerdo, como si un acuerdo en política fuera ilegítimo o contraproducente, otros le llaman que se escogieron de dedo, y otros que son personas jóvenes sin la adecuada acumulada experiencia y otros alegan que no pueden tener capacidad interna de “arbitraje”, que es un novedoso y singular argumento.

Pero esas voces preocupadas señalan que al registrarse José Ignacio Paliza para presidente y Carolina Mejía para secretaria general, fueron producto de un acuerdo. Esto es un argumento equivocado y algo pueril, pues con acuerdo o sin acuerdo tienen todo el derecho legal y político a inscribir sus candidaturas. Es sorprendente que los críticos le teman a estas dos candidatos, y se expresen en su contra con sofismas y argumentos sin base, que en el fondo crea cierto mal ambiente dentro del proceso y en el partido.

Yo defiendo el derecho de todos a inscribirse, con acuerdo o sin acuerdo, porque nada malo ni ilegitimo tiene que líderes con máxima popularidad hagan acuerdos tácticos, para promover y registrar candidaturas. Es algo muy realista en los partidos y la política, aquí o en cualquier país. Es además muy positivo como símbolo de civilidad y unidad que Hipólito y Luis puedan llegar a alianzas, para un objetivo común. Es muestra de altura y buen juicio, cualidades muy necesarias en todas las relaciones humanas.

Paliza y Carolina solo se inscribieron, pero no han sido ni escogidos y tampoco de dedos son ganadores. Ahora a riesgo y gran esfuerzo tienen que ganarse los votos. Para ganar se necesitan los votos de la militancia del PRM, por lo tanto no hay designación ni triunfo de dedo. Solo inscripción legitima. En la campaña todo es pura competencia y elecciones libres. Todos los candidatos a todas las instancias, tienen la misma oportunidad de competir libremente. No se debe caer en sofismas y juegos de palabras. Designado por dedo es cuando eres selecto, sin elecciones o por consenso. Y, obvio, ese no es el caso.

El argumento de que ellos carecerían de capacidad de arbitraje es cogido con pinzas. El PRM y su Estatutos, su Comisión Política y la Dirección Ejecutiva y demás organismos, son los reales espacios de negociación. El verdadero arbitraje no descansa en un hombre o cargo, sino en la capacidad política de los líderes del partido. Recuerden que el querido Dr. Peña Gómez, fue presidente y candidato presidencial varias veces, y quién diría que no fue el mejor y gran árbitro como líder, junto con el CEN y la Comisión Política. El arbitraje no lo hace el cargo, sino el liderazgo y la habilidad política y la prudencia.

Creo que el argumento de que Paliza y Carolina son jóvenes, carece de asidero o base. Es al revés, su mayor virtud política es que representan una nueva generación, madura, con experiencia política y gerencial, y gente de pueblo. En adición, están más que preparados para dirigir el partido, la política electoral y hasta para elevarse a cualquier cargo público.

Paliza se ha formado en la política y el Congreso desde muy joven y ahora ha demostrado ser un excelente senador. También tiene experiencia empresarial familiar. Es muy respetado por su inteligencia y prudencia. Es un político maduro y sagaz y agudo orador. Paliza es apoyado por un excelente líder, Luis Abinader, con gran arrastre y simpatías en el partido y en el país. Por qué Luis no puede apoyar al candidato que mejor le parezca o convenga. Eso es democracia y puro realismo político. Tuvo con Hipólito tacto y visión.

De Carolina, que se podrá decir. Nació en la política y ella tiene el ADN necesario y la experiencia privada y pública de más de dos décadas en ambas tareas. Es una dirigente carismática y de pueblo con gran simpatía. Lo tiene todo a su favor con su personalidad y madurez. Su padre, Hipólito Mejía, es un enorme líder y un ex presidente de la República, y ella misma fue asesora activa de su gobierno. Lo único natural y previsible, era que Hipólito apoyara a su hija. ¿Quién acaso no entiende eso? Sería muy ingenuo.

Los dos — Paliza y Carolina –, representan una cara fresca para el partido y la sociedad y son organizadores modernos. Representan renovación y cambio generacional tan necesario en el PRM y toda la política dominicana. La juventud es el 60 % del universo del voto en el país. Ellos dos no son solo operativos políticos internos, son una imagen y una esperanza para el país. Celebro, pues, sus candidaturas, y si hubo acuerdo, me alegro mucho, que se buscara una forma sensata, democrática y equilibrada de tomar decisiones. Pero ahora ambos tienen que ganarse la faja con los votos en las elecciones.

Todos los demás aspirantes a la presidencia, secretaría general, vicepresidencia y demás cargos, son personas, hombres y mujeres meritorias, de tradición política y dedicación. Todos pueden y deben aspirar y luchar por ganar. Son muy valiosos y son un activo político sano. La pluralidad para escoger y votar es muestra de madurez del partido. Las cosas así cambian hacia lo mejor. El partido está dando un gran ejemplo a la nación.

Necesitamos un partido renovado, bien estructurado y fuerte para competir en las elecciones del 2020. Suerte para todos y todas, incluyéndome a mi, que voy como candidato contra excelentes compañeros para la vicepresidencia nacional. Votemos por el cambio y la renovación. Y mantengamos la total unidad por encima de todo.

Eduardo J. Tejera

http://www.eduardotejera.com

Enero 24, 2018